Buenas perspectivas a mediano plazo.

El período de buen tiempo que comenzó el jueves de la semana pasada (con interrupciones temporarias), encuentra condiciones favorable para extenderse durante el resto de esta semana.

Por
11deAgostode2003a las15:24

El período de buen tiempo que comenzó el jueves de la semana pasada (con interrupciones temporarias), encuentra condiciones favorable para extenderse durante el resto de esta semana.

Si bien a partir de las últimas horas del martes se espera que desde la región patagónica avance un sistema frontal, el mismo cumpliría su trayectoria hacia el noreste sin demasiada actividad. La perturbación frontal se manifestara con un aumento de la cobertura nubosa desde la noche del martes y podría llegar a dejar algunas lloviznas hacia el noreste de Buenos Aires y el litoral.

La principal cobertura nubosa en cuanto a su extensión y no a su desarrollo, se podrá observar durante parte del martes (en el sur) y el miércoles. Luego los cielos tienden a mostrarse con nubosidad parcial o escasa.

Luego del paso de la perturbación del miércoles, el próximo frente probablemente tenga su pasaje hacia el comienzo de la semana próxima, si su despliegue se concreta sin mayor actividad, el panorama de lluvias del mes de Agosto tendería a complementar su abundante oferta de principio de mes, favoreciéndose la evacuación de excesos.

El aumento temporario de temperatura que se espera durante el martes, se revierte progresivamente con el pasaje frontal del miércoles, instalándose a partir del jueves una nueva masa de aire frío. Esta nueva masa de aire no presentará características tan rigurosas como las del fin de semana pasado, lo cual permite prever que las heladas no se harían presentes o serían de intensidad muy débil.
Para el fin de semana el ambiente tiende a templarse con paulatino ascenso de las máximas.

La extensión del período de mal tiempo, con importante cobertura nubosa y lluvias de variados milimetrajes hasta el día miércoles de la semana pasada, mantuvieron condiciones favorables para la persistencia de elevados valores de almacenaje. Como puede verse en el mapa no se observan zonas de sequía, prevaleciendo aún reservas escasas hacia el sudoeste de Buenos Aires y La Pampa.

Los excesos en superficie y el estado de las napas son un factor de constante preocupación hacia el centro norte de Santa Fe y al norte de la cuenca del Salado bonaerense.

La distribución de humedad en el suelo en las seis provincias pampeanas al 11/08/03 es la que se muestra en la figura. Recuerde siempre que este mapa se realiza simulando sobre el terreno una pradera permanente, cuyo requerimiento hídrico puede diferir bastante del de un cultivo determinado.



Temas en esta nota