Cóctel para altos rendimientos

Trabaja entre 2000 y 2400 hectáreas; su estrategia se sustenta en la selección de variedades, el análisis de semillas, la rotación, fertilización y el control de malezas y enfermedades

12deAgostode2003a las08:33

MIRAMAR.- Modernos instrumentos de precisión, caños, cables, tableros, rayos láser, chorros de aire líquido y complicadísimos programas de computación resultan herramientas de uso diario para los físicos e ingenieros nucleares.

Ese mundo que bucea en las entrañas del futuro no resultó suficiente para seducir a un hombre joven que tuvo que optar entre varias alternativas profesionales.

Ernesto Trama (hijo), graduado en 1984 en el Instituto Balseiro y el Centro Atómico de Bariloche de ingeniero nuclear, se enfrentó por entonces con tres opciones: trabajar en el exterior, ser funcionario en su especialidad en alguna dependencia del Estado o continuar y hacerse cargo de la empresa familiar como productor agropecuario. La decisión no se hizo esperar: encaró con empeño la noble tarea de productor que años antes había iniciado su padre, tal vez como una forma de honrar el mismo nombre y apellido, Ernesto Trama (padre).

"En realidad, una buena formación universitaria sirve mucho para resolver con ingenio los problemas empresariales. Y eso es lo que estoy haciendo", comentó Ernesto Trama (hijo).

Los resultados concretos y los hechos parecen avalar esa decisión. Los Trama están considerados entre los productores trigueros con más altos rendimientos por unidad de superficie de todo el país.

"Hemos alcanzado promedios de 4700 kilos en 2000-2400 hectáreas con trigo en los últimos 5 años con picos de más de 6500. El 30 por ciento de la superficie está en directa -una proporción normal para esta región- y el resto en convencional", comentan con orgullo los Trama, pero también sin sentirse los dueños de una receta mágica y única.

Tiene campos en Miramar, Necochea, Otamendi y en otras localidades del sudeste bonaerense.

Ernesto (hijo) suma también entre sus antecedentes haber ganado en 1991 el Premio al Emprendedor Agropecuario, del Banco Francés.

Seguramente otra de sus características distintivas es su vocación CREA, como suelen calificarla algunos de sus integrantes. Se trata simplemente de un espíritu y conducta solidaria y comunicativa, basada en la interacción de los componentes del grupo.

Esa parte de su faceta personal le ha permitido participar activamente en varias comisiones directivas de Aacrea y ser el presidente del congreso de la entidad en 2001.

En el tope

La evaluación zonal del cultivo de trigo 2002-03 de la Zona Mar y Sierras de los Grupos CREA (46.700 hectáreas) revela que el grupo Otamendi (al que pertenecen los Trama) con 4000 kilos (en un año con muchos problemas de bacteriosis) superó a sus colegas de Tandil 1, Arroyo Huesos, Azul Chillar, Necochea-Quequén, Cascallares, Tres Arroyos y Loberías Grandes.

Como se sabe, los grupos CREA se ubican cómodamente en el percentil (un pequeño porcentaje) más alto de cualquier ranking de productores regionales.

"Estamos en una zona agro ecológica de excelencia para el cultivo de trigo. Eso sí, hacemos todo lo posible para llegar a los máximos rendimientos. En primer término trabajamos lote por lote, no generalizamos las decisiones agronómicas para grandes superficie; en segundo lugar tratamos de estar en todos los detalles de la producción con el mismo grado de entusiasmo y esmero y, por último, trabajamos enfáticamente sobre la actualización de nuestros técnicos", agregó.

Una estrategia con base triguera de la selección de una serie de insumos modernos que actúan como "password" (clave) es la base sobre la que se asientan los altos rindes.

Razones

Podría decirse que ellos se alcanzan sobre seis macrodecisiones agronómicas bastante precisas y con lo más moderno de la tecnología disponible hasta el momento:

  • Variedades. El objetivo es lograr que cada una no sup

Temas en esta nota

    Load More