El BCRA se ocupó de mantener el dólar por arriba de $ 2,90

La divisa finalizó ayer a 2,92 pesosEl Central compró US$ 23,6 millones porque, aunque la oferta es menor, la demanda no reacciona

13deAgostode2003a las08:29

Las tasas de los plazos fijos ya no bajan
Se recuperan los depósitos en dólares

El mercado cambiario mantuvo ayer la recuperada tendencia vendedora con la que había comenzado la semana, por lo que la prevalencia de la oferta sobre la demanda de divisas se reflejó en un nuevo descenso del dólar minorista, que cerró el día a $ 2,92 para el tipo vendedor, es decir, dos centavos ( 0,7%) por debajo de su precio previo.

Se trata de la menor cotización en lo que va del mes, lapso en el que acumula una baja de un 1,33% habida cuenta de que lo había iniciado a $ 2,96. A su vez, si se considera el pico de $ 2,98 al que llegó hace sólo una semana, la baja llega al 2,05 por ciento.

Según el promedio que entregaron las pizarras de las agencias de cambio y los bancos ubicados en el microcentro porteño, la divisa se operó siempre con tendencia a la baja, lo que precipitó la intervención del Banco Central (BCRA) en un intento por evitar que el deterioro fuese mayor aún.

Esto se notó más sobre el final de la jornada cambiaria, momento en que aparecieron órdenes específicas de venta de exportadores que sólo encontraron recepción en las arcas oficiales.

De esta manera, el BCRA terminó el día con un volumen de compras que más que duplicó el previo, al adquirir US$ 23,6 millones, la mayor adquisición en lo que va del mes y, a su vez, la más abultada desde el último viernes de julio (ver infografía).

"Volvimos al mercado de hace diez días. La venta de billetes es mayor, mientras que la demanda sigue acotada", dijo Carlos Lizer, de Puente Hermanos. "La plaza está tranquila; desapareció el movimiento de las últimas semanas (...) y, si bien hay menos dólares en el mercado, el precio cae porque a la demanda tampoco se la ve muy activa", corroboró otro operador.

Durante julio, el dólar se apreció un 4,25% a raíz de un mayor interés por parte de empresas de primera línea frente a una menor venta de divisas de agentes vinculados con el comercio exterior y una disminución en las tasas pagadas por los bancos.

Pero ahora el mercado parece haber regresado a la situación previa, aunque casi nadie cree que haya espacio para que la cotización vuelva a ubicarse en torno de $ 2,80 que por largos meses se transformaron en el piso.

En el mercado mayorista, donde operan los bancos, el dólar descendió hasta $ 2,91 y el tipo transferencia a $ 2,905. En idéntico sentido bajista se movieron todas las posiciones de los mercados de futuros.

Se detiene la baja de tasas

Otro dato financiero que vale considerar es el freno hacia la baja que parecen mostrar las tasas pasivas, es decir, las que los bancos ofrecen a los ahorristas e inversores por sus depósitos.

En los últimos diez días hábiles, los rendimientos minoristas se han mostrado estables en torno del 5/5,5% anual. Pero las mayoristas están un escalón por debajo al ser levemente inferiores al 4% anual.

De mantenerse en este nivel, se trataría de tasas virtualmente neutras teniendo en cuenta que la inflación proyectada para todo el año se estima ahora en torno del 5% anual, o sea, el mismo porcentaje con el que se retribuyen las colocaciones minoristas.

La interrupción de la baja parece haber puesto coto también al lento pero persistente descenso que mostraban los plazos fijos en las últimas semanas. Tras haber tocado un máximo de $ 38.670 millones a mediados de julio, este tipo de depósitos cayó hasta $ 37.679 millones (al 6 del actual), para recuperarse luego hasta $ 37.842 (último dato disponible, correspondiente al viernes), es decir, $ 163 millones por sobre ese piso.

Parte de esa baja puede corresponderse con un lento pero marcado regreso a las colocaciones en dólares, por las que algunos bancos pagan tasas de hasta el 2,5 p

Temas en esta nota