EE.UU. y Europa pactan en subsidios

Una propuesta que Argentina rechaza

Por
14deAgostode2003a las08:14

Matías Longoni. DE LA REDACCION DE CLARIN.

Luego de pelearse durante años, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, los países que más subsidios conceden a sus agricultores, anunciaron ayer una propuesta conjunta para avanzar en una liberalización del comercio de alimentos a nivel mundial. El objetivo fue desbloquear las negociaciones en la Organización Mundial de Comercio (OMC), que están empantanadas justamente en ese tema. Pero la jugada fue rápidamente rechazada por la Argentina y los demás países del Grupo Cairns.

"La propuesta nos parece decepcionante", dijo anoche a Clarín el vicecanciller Martín Redrado. Y el secretario de Agricultura, Miguel Campos, cuestionó la iniciativa porque tiene "un nivel de ambición muy limitado". Así, quedó claro que la Argentina seguirá en pie de guerra contra los subsidios agrícolas que aplican los países desarrollados, y que suman la friolera de 280.000 millones de dólares al año.

El próximo round de esta pelea será en Cancún, México, donde a principios de setiembre los 147 países de la OMC intentarán desbloquear la llamada Ronda de Doha, para avanzar en reglas de juego más parejas para todo el comercio. El capítulo agrícola amenaza con convertir esa reunión en un nuevo fiasco, porque los países en desarrollo han prometido que no discutirán ningún tema de interés de las potencias si antes no hay compromisos firmes de una fuerte reducción de los subsidios al agro.

Luego de mantener posiciones muy distantes, Estados Unidos y la UE mantuvieron esta semana febriles negociaciones para lograr una propuesta común, que fue presentada ayer en Ginebra. "Hemos demostrado el liderazgo que nos solicitó el resto de los países, ya que las negociaciones estaban estancadas desde finales del año pasado", dijo Peter Carl, director de Comercio de la Comisión Europea. De un lado y otro del Atlántico, tanto europeos como estadounidenses hicieron votos para que la oferta común para reducir los subsidios permita avanzar en "negociaciones constructivas" dentro de la OMC.



Esqueleto vacío

Básicamente, el capítulo agrícola de la OMC persigue obtener avances en tres ejes: la reducción de la ayuda interna a los agricultores de países desarrollados, una drástica reducción de los subsidios a la exportación, y una mayor apertura de los mercados, mediante una reducción generalizada de los aranceles. La iniciativa presentada en Ginebra, según las fuentes consultadas, se queda a mitad de camino en todos esos frentes. La fórmula de consenso aparece sumamente alejada de los reclamos del Grupo Cairns.

Campos criticó también el documento de las potencias por su ambigüedad: "La propuesta no pasó de ser un esqueleto sin números concretos para los compromisos finales", advirtió el secretario.

En este contexto, Redrado prevé que si no existe una sensible mejora en esa oferta, la reunión de Cancún dejará documentos sin valor legal y "repletos de corchetes".

Ese escenario poco promisorio, de todos modos, será mejor al que devino de la Ronda Uruguay, realizada en los noventa. Allí, la UE y Estados Unidos lograron también un acuerdo histórico, el "Blair House", que les permitió negociar una rebaja de aranceles para los productos industriales y mayores facilidades para el comercio de servicios, pero sin efectuar grandes concesiones en materia agrícola.

Temas en esta nota

    Load More