Quieren a embarazadas y niños lejos de la soja

El diputado bonaerense Mario Cafiero presentó recientemente un proyecto de ley para prohibir, en los comedores, comúnmente llamado “solidarios”, el suministro de alimentos sobre la base de soja a menores de dos años y mujeres embarazadas, en tanto que niños de dos a cinco años sólo podrían consumirlos si son prescriptos por una autoridad médica.

Por
15deAgostode2003a las08:50

El diputado bonaerense Mario Cafiero presentó recientemente un proyecto de ley para prohibir, en los comedores, comúnmente llamado “solidarios”, el suministro de alimentos sobre la base de soja a menores de dos años y mujeres embarazadas, en tanto que niños de dos a cinco años sólo podrían consumirlos si son prescriptos por una autoridad médica.

El proyecto de Cafiero endurece uno muy similar presentado en la Cámara de Diputados de Buenos Aires por el legislador provincial León Zimmerman, por el cual el uso de la soja en menores de cinco años sólo se admitirá por prescripción médica (no llega a prohibirla).

Los fundamentos de ambos proyectos se basan en conclusiones surgidas del Foro para un Plan Nacional de Alimentación y Nutrición que fuera convocado por el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, que presidía Hilda Chiche Duhalde. En pleno auge de programas solidarias sobre la base de soja y su presentación como fuente de proteínas en reemplazo de la carne, de ese foro surgió la conclusión que la oleaginosa contiene factores antinutricionales que interfieren en la absorción del hierro y el zinc, que persisten en la harina del poroto y aún después de los tratamientos por calor.

Profesionales del Area de Capacitación Bromatológica de la Subsecretaría de Control Sanitario, así como de la Universidad Nacional de La Plata, se expidieron, ante una consulta de los legisladores, sosteniendo que el consumo de la soja no está indicado para menores de cinco años y mujeres embarazadas.

En ese grupo, el único alimento basado en soja que puede utilizarse son las “fórmulas sobre la base de aislado proteico de soja, debidamente suplementadas con los aminoácidos limitantes, vitaminas y minerales adecuados a sus requerimientos, por indicación profesional en casos particulares”, manifiesta el proyecto de Zimmerman en sus fundamentos.

“Todavía no sabemos cuándo se va a tratar”, dijo el vocero de Cafiero consultado por Infochacra. “Hasta septiembre u octubre la actividad legislativa va a estar determinada por las elecciones, con lo cual no esperamos que haya mucha actividad, aun cuando las comisiones se sigan reuniendo”, agregó.

Mar de fondo

Más allá de los fundamentos científicos que avalan estos proyectos, el caso es que vuelven a colocar a la soja en el medio de una disputa entre quienes la promocionan como un grano llamado a paliar el hambre de la humanidad, de la mano de la biotecnología, y quienes demonizan precisamente ese uso como un intento de blanquear el tema de los transgénicos a los ojos de la opinión pública, aprovechando la delicada situación social de buena parte de la sociedad argentina.

Temas en esta nota