El Pacífico y la soja Sudamericana.

Esta vez no haremos referencia a los sucesos climáticos en nuestro país: las noticias climáticas pasan por otra parte. El pulso caliente que está instalado en Europa es realmente atípico y todos los días seguimos sus nefastos impactos en la salud de las personas y en los sistemas de producción agrícola de varios países europeos.

Por
19deAgostode2003a las13:22

Consultora de Climatología Aplicada

Esta vez no haremos referencia a los sucesos climáticos en nuestro país: las noticias climáticas pasan por otra parte. El pulso caliente que está instalado en Europa es realmente atípico y todos los días seguimos sus nefastos impactos en la salud de las personas y en los sistemas de producción agrícola de varios países europeos. En muchas localidades de Portugal, España, Francia e Italia se han registrado más de  40 días consecutivos con temperaturas por encima de los 35° C. Este registro sirve como indicador del predominio del aire muy cálido sin mayores variantes.

Las temperaturas máximas han superado los 40° C en repetidas ocasiones en lo que va del verano europeo en gran parte del centro sudoeste de Europa. Por otra parte, el comportamiento de las temperaturas mínimas y su persistencia en valores que superan los 22-24° C  definen al evento como “OLA de CALOR”.

Este comportamiento anormal de las temperaturas (también de las lluvias, muy escasas para la época) se relaciona con la temperatura del Atlántico Norte. El mar no cambia su estado térmico de una semana a otra, sino en periodos más largos, con lo cual la situación actual tendería a persistir por un tiempo más.

El otro punto crítico lo constituye lo que está ocurriendo con el mes de definición de la soja en Estados Unidos. Esto sí que resulta crucial para ir viendo hacia dónde se irán los precios futuros, es decir, los que van a “ver los productores argentinos” cuando en el 2004 cosechen la soja.

La situación se presenta para que la producción de soja en Estados Unidos sea muy buena. La Secretaría de Agricultura de dicho país (USDA) publicó en su última emisión (el 12/8/03) una cifra menor que la que estiman algunos privados y esta disminución resulta alcista para el precio de la soja. No obstante, hay que esperar la emisión de septiembre y ver si mantienen o no los valores actuales. Lo que sí es cierto es que la producción de soja en Estados Unidos, junto a los pronósticos de una excelente producción en Sudamérica (casi 99.000.000 de toneladas en Brasil, Argentina, Paraguay y Bolivia) hicieron que el precio futuro de la soja cayera considerablemente (esto ya fue “comprado” por el mercado).

Ahora viene la segunda parte del problema: ¿en Sudamérica se concretarán los pronósticos actuales de producción? Esta es la gran pregunta y la apuesta a la variable climática. Una cosecha sudamericana bajo un evento El Nino sería bajista, con un evento La Nina, alcista… pero sucede que los modelos que pronostican las temperaturas superficiales del Pacífico Ecuatorial Central (donde se definen los fenómenos El Niño y La Niña) nos muestran un desarrollo de la cosecha gruesa sudamericana bajo condiciones de NEUTRALIDAD.

Temas en esta nota