El ternero con "piercing"

900 productores asistieron a la jornada realizada por el Consorcio Pampas del Salado. Se imponen la trazabilidad y los terneros certificados.

23deAgostode2003a las08:54

La trazabilidad y la certificación del ganado fue el tema central del 4° Congreso de productores ganaderos Pampas del Salado, realizado en Mar del Plata, la semana pasada. En ese ámbito, más de 900 productores bonaerenses escucharon en persona el compromiso del propio gobernador Felipe Solá respecto a que la iniciativa es política de Estado para el mandatario y su equipo del área productiva. Solá manifestó que espera que, con el tiempo, este exitoso camino emprendido por los ganaderos bonaerenses pueda extrapolarse al resto del país.

El emprendimiento Pampas del Salado es una innovación que ofrece al mercado un nuevo producto: carne más información. Su creación se basó en el objetivo de poder lograr una trazabilidad de la carne "desde el ternero hasta la góndola". Nació hace dos años, como un proyecto, y hoy cuenta con una red conformada por 370 productores de once municipios de la Cuenca del Salado. Se extiende en más de 200.000 hectáreas, tiene 400.000 vacunos adultos, y ya hay 65.000 terneros caravaneados. Es el primer proyecto de "autocertificación" bovina en el país. Es además el primer emprendimiento que comienza la certificación desde la categoría de ternero, asumiendo el costo de registrar la información por plazos que rondan los tres años. Cuenta con el financiamiento de la provincia de Buenos Aires y el asesoramiento de la Universidad de Buenos Aires.

En el reciente encuentro marplatense estuvieron presentes representantes de 70 comunas. Allí, también se hicieron pronósticos sobre el futuro del consorcio: a fines de 2003 serán al menos 1.200 los ganaderos y cerca de 400 mil los animales bajo el sistema de autocertificación. A futuro, ya están hablando de salir al rodeo nacional con el sello "Pampas Beef".

Este primer proyecto de autocertificación ganadera en la Argentina cuenta con el soporte técnico de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, quién le facilita su laboratorio de calidad de carnes que fue erigido con tecnología de vanguardia a través de una alianza estratégica entre la FAUBA y JICA, la Agencia de Cooperación Internacional del Japón. Hasta aquí se viene trabajando con el protocolo "Green Beef" y la identificación de los animales se efectúa a través de caravanas de origen neocelandés pero muy difundidas en la Unión Europea. Se trata de caravanas que llevan los datos del productor y del animal y el número correspondiente al RENSPA (Registro Nacional de Productores). Este año se le está incorporando como información complementaria un código de barras que permitirá hacer posible una más eficaz recolección de datos mediante lectores, lo que facilitará el manejo de las tropas.

En el Congreso de Mar del Plata, la gente de Pampas del Salado habló de premios y castigos. En este tiempo, vieron como se cumplían ciertos objetivos y también vieron postergadas algunas metas. Entre los logros deben anotarse: una trabajosa pero férrea organización de productores, un ordenamiento mas eficiente de los rodeos, la informatización como herramienta usual en los establecimientos productivos y poder certificar a bajo costo por testar en manos de los propios ganaderos que realizan el proceso de cría, recría y engorde. Entre las asignaturas pendientes mencionaron: la necesidad de generar una mayor masa crítica que permita mejorar la oferta, lograr precios diferenciales en las cotizaciones y ventas y una reingeniería de marketing que permita ingresar con una política agresiva de comercio en los mercados de alto valor adquisitivo donde se reconoce a los productos con calidad e información.

El cumplimiento de los requisitos de un protocolo de buenas prácticas ganaderas como "Green Beef" registra los puntos crític

Temas en esta nota