Se estiman nuevos recortes para producción de EE.UU.

Paulatinamente, EE.UU. va llegando a la etapa final de su campaña de cultivos de verano.

25deAgostode2003a las08:09
columnista de Ámbito Financiero

Paulatinamente, EE.UU. va llegando a la etapa final de su campaña de cultivos de verano. La soja se encuentra en el último tramo de su desarrollo, con algunas dificultades climáticas que ponen en riesgo un eficaz llenado de granos. Cerca de 80% de los cultivos de esta oleaginosa se encuentra atravesando este ciclo crucial en el que se determina la diferencia entre una buena y una mala campaña. El maíz, por su parte, ha tenido un desarrollo algo más lento que lo normal, por las particulares condiciones de este verano, no muy caluroso en líneas generales, a excepción de estas últimas cinco semanas. La cosecha de este cultivo ha comenzado en el sur de los EE.UU. y avanzará hacia el Norte en las próximas semanas. El volumen de la campaña, aun con el importante recorte informado por el USDA, será seguramente récord, aunque el tamaño mundial de los stocks finales y las exigencias de los compradores aseguran una muy buena base de demanda para esta temporada.

• Recorte

La situación actual de ambos cultivos nos lleva a pensar en la posibilidad cierta de un nuevo recorte en la cifra de producción que se revelará en el próximo informe de setiembre. Esta hipótesis resulta más que probable, tomando en cuenta el progresivo deterioro que se fue informando semanalmente en los cultivos de soja y maíz. La soja «buena a excelente» alcanza ahora a sólo 56 por ciento, contra 62 por ciento de la semana anterior, y el maíz en estas condiciones totaliza 60 por ciento, comparado con 65 por ciento de la semana previa. Evidentemente, la campaña actual se presentó exitosa en su tramo inicial y particularmente difícil en su etapa final, y esto se ha reflejado en las cotizaciones de Chicago de las últimas dos semanas. Ellas hacen suponer, según la opinión de varios «brokers» de Chicago, que los bajos precios que se registraban hacia fines de julio resultan hoy cosa del pasado, aunque otros no descartan un nuevo escenario de precios flojos si la situación climática repunta y la oferta estacional de la cosecha norteamericana resultase importante.

El mercado había desestimado el «weather premium» (premio climático) que había construido entre mayo y junio, al evidenciarse muy buenas condiciones climáticas en el mediooeste de los EE.UU. Este premio climático debió regenerarse con urgencia a partir del informe del USDA de este mes que sorprendió sin excepción a todos los operadores del mercado, con un escenario productivo magro si se lo compara con las expectativas que se habían generado en torno de él. Seguramente, asistiremos a movimientos de fuerte volatilidad en esta última parte de la campaña.

• Rindes

Los próximos 15 días son cruciales para la obtención de buenos rendimientos en soja, y a partir de allí se requerirán buenas condiciones climáticas para iniciar la recolección de maíz.

Según la opinión de varios analistas norteamericanos, las plazas de soja y de maíz sobrerreaccionaron ante el informe del USDA y ante los pronósticos del clima por la dimensión de posiciones vendidas que acaparaban los fondos de materias primas, que se vieron urgidos a cubrir ante la aparición de fuertes señales en los precios, que dispararon órdenes de compra provocadas por los «límites de pérdidas». De no haber existido posiciones tan fuertes en manos de estos participantes, la reacción habría sido distinta, se afirma.

Mientras tanto, el clima va a fijar, sin dudas, la dirección de las cotizaciones en el corto plazo.
No se descarta una aceleración en la actividad de compra de varios países importadores ante la perspectiva de menores cosechas globales. En este sentido, la semana pasada resultó particularme

Temas en esta nota