Se tranquilizó el mercado y el dólar bajó 4 centavos

El saldo cambiario a julio da un superávit de US$ 4231 millonesSe mantuvo el reacomodamiento hacia abajo de las cotizacionesEl alza en el precio de la soja atrajo a vendedoresLos operadores esperan las definiciones con el FMI

26deAgostode2003a las08:12

El precio del dólar concretó ayer el reacomodamiento bajista que había insinuado en la segunda mitad de la rueda del viernes, cuando tras tocar $ 3 el tipo vendedor minorista se replegó hasta 2,98 pesos.

En este sentido, la primera jornada de negocios de la semana permitió ratificar el cambio de tendencia, con la divisa operando siempre en baja hasta cerrar a $ 2,94, es decir, cuatro centavos (o 1,34%) por debajo de su anterior cotización.

La readecuación del mercado no sorprendió a los operadores ni a los analistas, que habían alertado sobre un probable retroceso a partir de la sostenida oferta de dólares con que se mueve la plaza desde que los operadores del denominado complejo sojero volvieron a participar activamente entre los vendedores.

En lo que va del mes, el precio de exportación de la soja argentina (lo que se conoce como valor FOB) aumentó US$ 21 por tonelada. Esa sostenida mejora obedeció a la suba del precio de este cereal en la Bolsa de Chicago luego que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos estimara menores cosechas en ese país y Europa.

A esto se suma la corriente alcista que en los últimos días había tenido aquí el dólar. Ambos factores convencieron a muchos productores de vender una parte de sus existencias, lo que incrementó la oferta de divisas y presionó hacia abajo su precio.

En este contexto, ayer las transacciones se efectuaron con fluidez y sin la necesidad de una intervención marcada del Banco Central (BCRA) para corregir efectos distorsivos en el mercado. De hecho, la entidad que conduce Alfonso Prat-Gay se contentó con una compra casi simbólica de US$ 600.000, con lo que se limitó a acompañar la tendencia del mercado y elevó el acumulado mensual de sus adquisiciones a US$ 94,20 millones.

En el segmento mayorista los precios se movieron en el mismo sentido, y el dólar terminó a $ 2,925, mientras que el tipo transferencia se reacomodó en $ 2,924. Y un comportamiento similar se observó en las operaciones pactadas a futuro.

De vuelta a la normalidad

"Regresamos al mismo escenario de hace más de una semana, cuando había presión de las ventas y el Central era el único que compraba dólares para evitar un desplome", manifestó el jefe de la mesa de cambio de un banco extranjero.

La baja en los decibeles en la pelea entre el jefe de Estado, Néstor Kirchner, y el vicepresidente, Daniel Scioli, más un supuesto acercamiento con el FMI para la firma de un acuerdo de mediano plazo, contribuyeron a distender el clima entre los inversores.

Pero ahora las miradas están puestas sobre lo que suceda en septiembre. "En las próximas dos semanas se construirá el escenario futuro de la economía, donde las alianzas políticas, las pautas y reformas comprometidas se constituirán en la clave para la toma de decisiones", apuntó Roberto Drimer, de la consultora Argentine Research. "El mes siguiente será clave por las definiciones con el FMI, la propuesta de reestructuración de la deuda impaga que hay que presentar y las elecciones en distritos significativos", dijo en su informe Cambio Internacional.

Mientras tanto, la evaluación generalizada es que el dólar seguirá moviéndose en torno de los valores que proponga el Banco Central.

El balance en el año

En tanto, al término de los primeros seis meses del año se registró un superávit de US$ 4231 millones por las operaciones cambiarias realizadas por las entidades autorizadas con sus clientes, frente a un déficit de US$ 413 millones en igual período del año anterior, según surge del último reporte del BCRA.

El superávit se explica por el saldo positivo de US$ 6792 millones en las operaciones corr

Temas en esta nota