Contra los delitos rurales

Desestiman la efectividad del agravamiento de las penasInauguraron una patrulla rural

30deAgostode2003a las08:12

25 DE MAYO (Buenos Aires).- Los numerosos delitos rurales que ocurren en esta zona del centro de la provincia de Buenos Aires movilizaron a profesionales del derecho y a productores a debatir propuestas que mitiguen este flagelo. Lo hicieron durante una jornada realizada en el predio ferial de la Sociedad Rural de 25 de Mayo.

Durante la reunión, la Comisión de Especialistas en Derecho Penal del Colegio de Abogados del Departamento Judicial Mercedes -al que pertenece 25 de Mayo- informó acerca de un dictamen orientado desde el punto de vista legal para terminar con el delito rural.

Fue un primer paso, si bien quedaron en el ambiente algunas inquietudes por parte de los productores, como el temor a testimoniar reclamado por la propuesta.

Casi simultáneamente, en el centro de la ciudad, el ministro de Seguridad bonaerense, Juan Pablo Cafiero, dejaba inaugurada la patrulla rural local.

Compromiso

"No podemos estar ausentes en esta época en que el país reclama colaboración y esfuerzo de todos los sectores. Por eso y teniendo en cuenta que la inseguridad rural es uno de los problemas que afligen permanentemente a los habitantes de un departamento judicial muy extenso como éste, entendemos que ésta es una manera de colaborar para lograr junto con productores rurales e instituciones algunas soluciones", dijo Horacio Alberto Vero, presidente del Colegio de Abogados de Mercedes.

Por su parte, César Gradín, presidente del Instituto de Derecho de dicho cuerpo -y promotor de la jornada junto con el prosecretario del Colegio, Horacio Tonelli-, señaló que los hechos de violencia rural que se vienen sucediendo "rompen con la satisfacción de producir."

Gradín sostuvo que la mejor defensa contra este problema es que toda la comunidad se comprometa en esto. "Todo productor debe comunicar a la autoridad policial cualquier situación que le provoque sorpresa y sospecha, porque en el campo todos nos conocemos. Cuando un auto pasa dos veces, sabemos que la tercera es para entrar", señaló el letrado.

Con sus palabras Gradín prácticamente anticipó el espíritu del dictamen explicado luego por el secretario de la Cámara Penal de Mercedes, Eugenio Lisciotto.

"¿Cuál es la salida a corto plazo para el grave problema de la delincuencia rural, que a medida que pasa el tiempo se va tornando cada vez más agresiva?", comenzó sus palabras el profesional. Lisciotto señaló que las soluciones, al menos en el corto plazo, no pasaban por la reformas al Código Penal ni por el agravamiento de las penas ni por las excarcelaciones.

Al sostener el dictamen ejemplificó casos puntuales, como los del homicidio culposo, los delitos sexuales, la tenencia y portación de armas y los asesinatos de integrantes de fuerzas de seguridad.

"Ustedes saben muy bien lo que ocurrió en el primer semestre de este año con los asesinatos de los policías bonaerenses y federales. Los delitos no disminuyeron", refutó el letrado.

"Agravar las penas no dio resultado porque la política de Estado ha sido, más que atacar las causas, atacar los efectos", explicó Lisciotto.

El abogado respondió cuestionamientos acerca de las excarcelaciones. "¿Hay que despenalizar en lugar de castigar", expresó entonces sorprendido alguien del auditorio. Lisciotto, que comprendió "la bronca" por un despojo económico y el dolor por la muerte de un ser querido, explicó jurídicamente: "Vivimos en un Estado de Derecho. Hay que respetar la Constitución, que en su artículo 18 indica que mientras no haya sentencia, se presume la inocencia". Y agregó que debe existir un equilibrio. "No se puede poner una pena mayor al daño que ocasionó el delincuente", agregó.

En cuanto a las soluciones, Lisciotto resumió que había optimizar las estrategias de persecución y prevención del delito, pe

Temas en esta nota