Avances para vencer el estrés abiótico

El espacialista norteamericano Grover Shannon dijo que los resultados de la reproducción para lograr la tolerancia a la sequía, toxicidad, anegamientos y sequías de suelos y las altas y bajas temperaturas son alentadores

Por
03deSeptiembrede2003a las08:12

Según Grover Shannon (del Departamento de Agronomía de la Universidad de Missouri) tanto en Argentina como en Brasil y Estados Unidos, donde se produce la mayor cantidad de soja mundial, las malezas y las plagas se manejan generalmente y si hay diferencias de rinde de un año a otro en un mismo establecimiento se debe en gran parte al "estrés abiótico", que se produce por la gran o poca cantidad de agua, a la toxicidad o deficiencia de nutrientes y a las temperaturas altas o bajas. "Para los productores de cualquier parte del mundo, estos factores son más importantes que las enfermedades o insectos, pero ahora más que nunca hay un marcado optimismo de que la reproducción sea la solución a estos problemas", aseguró.

Shannon habló en el marco del Simposio internacional de Soja que se desarrolló durante la segunda jornada del XI Congreso de Aapresid "Darse cuenta" y compartió el panel con Steve Martin, de la Universidad estadounidense de Ohio, y Natal Antonio Vello, de la Universidad de San Pablo.

"Existen grupos multidisciplinarios formados por reproductores de plantas, fisiólogos, y genetistas moleculares que trabajan en forma conjunta para coordinar la investigación para limitar el estrés abiótico en la soja", aseguró Shannon.

El investigador norteamericano dijo que el resultado práctico de esta investigación serán variedades que sean más tolerantes al estrés y que sean más capaces de producir soja y obtener ganancias.

Shanon puntualizó que los avances logrados sobre la reproducción para la tolerancia a la sequía, a la toxicidad o deficiencia de nutrientes, al anegamiento de suelos y al frío son los que permiten tener una visión alentadora.

"Porque la sequía es el factor más limitante de rendimiento en la soja, porque muchos suelos dedicados a la soja son deficientes en nutrientes, altamente ácidos y con niveles tóxicos de aluminio, porque la toxicidad de la sal es un factor abiótico que limita el rendimiento de la soja en varias partes del mundo, porque la clorosis de deficiencia de hierro que se da cuando se cultiva en suelos calcáreos es preocupante y porque el exceso o la inundación de agua y las bajas temperaturas o heladas también preocupna", explicó

Temas en esta nota