Destacan la importancia de la biotecnología agrícola

Calificada como un instrumento revolucionario, la biotecnología puede ayudar al crecimiento del agro argentino.

Por
05deSeptiembrede2003a las08:06

Calificada como un instrumento revolucionario, la biotecnología puede ayudar al crecimiento del agro argentino. Así lo afirmó el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Miguel Campos. A la vez, señaló que debe ampliarse la utilización del mencionado recurso, avanzando en la investigación.

La biotecnología es un instrumento revolucionario que en su momento ayudó a mantener la competitividad de la producción agrícola y hoy puede brindar nuevas alternativas al crecimiento del campo argentino, aseguró el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Miguel Campos.
“Es una herramienta revolucionaria que, en una etapa crítica, permitió mantener la competitividad de la producción agrícola argentina ante un mundo con subsidios y barreras arancelarias”, destacó el funcionario en la clausura del seminario Biotecnología Agropecuaria en Argentina, que realizó la Sagpya en el Hotel Intercontinental, de Buenos Aires.

MÁS INVESTIGACIÓN. “Debemos avanzar en la investigación y ampliar la utilización de este recurso para que la soja transgénica no sea el único aporte de la biotecnología a la producción agrícola” dijo Campos.
En tal sentido señaló la posibilidad de utilizar otros cultivos, como forrajeras, que “sumen nuevas tierras a la producción, con alfalfas que mejoren la fijación de nitrógeno en suelos empobrecidos”, indicó.
El seminario fue inaugurado por el subsecretario de Política Agropecuaria y Alimentos, Claudio Sabsay, y el nuevo presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Jorge Amaya, quien habló como secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable.

PRINCIPIO PRECAUTORIO. Durante el encuentro se evaluó la incidencia que tendrá en el futuro desarrollo del comercio agrícola mundial la cláusula del “principio precautorio” consagrada en el Protocolo de Bioseguridad de Cartagena, Colombia, que autoriza a los países compradores a exigir el etiquetado de los agroalimentos que contengan organismos genéticamente modificados.
La Argentina, Estados Unidos y otros países no suscribieron el Protocolo, pero el 13 de junio pasado el documento logró la rúbrica numero 50 que era la condición exigida para entrar en vigencia y por lo tanto comenzará a regir el 11 de setiembre próximo.
Participaron del encuentro expertos de la Comisión Nacional Asesora en Biotecnología Agropecuaria (Conabia), de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba), de la Cancillería y de la Sagpya junto a representantes de cámaras empresarias, defensores del medio ambiente y los consumidores y periodistas.

Temas en esta nota