No se conocieron los precios a los que se concretó el negocio

Los molinos del país vecino adquirieron 240 mil toneladas, que serían embarcadas en los puertos del sur bonaerense (Necochea y Bahía Blanca). Otras 60 mil toneladas del cereal fueron adquiridas por industriales uruguayos.

11deSeptiembrede2003a las08:33

Brasil volvió a adquirir a la Argentina un importante volumen de trigo, un total de 240 mil toneladas, durante los últimos días, y retomó así su actividad con el país, tras las dudas que generaron las adquisiciones que realizó en los Estados Unidos.

Uno de los términos más importantes de estos contratos es que el cereal sea cargado en puertos argentinos, garantizándose así los compradores la calidad del trigo en cuestión, dijo el analista Alejandro Ramírez..

Explicó que “no se pudieron conocer los precios a los cuales se concretaron los negocios, pero operadores de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires descontaban que se habían cerrado a niveles compatibles con los valores que la exportación está pagando en la actualidad por el trigo en los puertos en el mercado doméstico (mercado FAS)”.

Otras 60 mil toneladas del cereal fueron adquiridas por industriales uruguayos, volumen que también se cargará en puertos del sur bonaerense a partir de la segunda quincena de este.

Difícil situación.

Ramírez indicó que “con la importante compra de Brasil y de Uruguay se ratifica el complicado momento que se vive en el mundo en relación a la oferta y demanda de trigo”.

En este sentido, recordó “la trágica situación que actualmente vive Europa donde tuvieron que cerrar los permisos de exportación de trigo, por temor al desabastecimiento futuro del vital cereal”.

Subrayó que “en tanto en el este europeo, países que se vislumbraban como los nuevos suministradores de trigo del mundo, como Rusia, Polonia, Rumania y Ucrania tuvieron este año la peor cosecha de los últimos 25 años.

“Así es como Ucrania —agregó— que en el ciclo anterior había producido 21.000.000 de toneladas y fue un gran exportador de trigo, este año solamente produjo 4.000.000 de toneladas, debiendo importar más de 3.000.000”.

Evolución.

A esto se suma, continuó, “la mala situación climática que vivieron países como China e India, que sufrieron una intensa sequía. También, Australia y Canadá no tuvieron mejor suerte en relación al clima, haciendo que la evolución de sus trigos no sea la ideal”.

En cuanto a lo que sucede en la región, tanto en Brasil como en la Argentina hay escasez hídrica en los campos a lo que se sumó la caída de heladas tardías que hizo retrasar notablemente el crecimiento de las plantas.

De esta forma, dijo Ramírez, “se esperan menores volúmenes de producción en nuestro país (no más de 13.500.000 toneladas) y en Brasil (no más de 4.500.000 toneladas)”

En el país vecino, “muchos analistas vaticinan que van a obtener una cosecha por encima de las 5 millones de toneladas de trigo. Al respecto habrá que esperar y ver la verdad de los hechos”.

En tanto. Uruguay “continúa con necesidades de importar trigo ya que en manos de sus productores prácticamente no queda trigo sin vender y la evolución de los cultivos es bastante similar a lo que está ocurriendo en la región.

“Con los negocios reportados, la Argentina lleva vendidas 5.940.000 toneladas de trigo al extranjero, un 41 por ciento menos que lo que se había comercializado a la misma fecha del año pasado (10.050.000 toneladas)”, dijo el analista.

Negocios.

Con respecto del maíz, se conocieron negocios menores concretados en la última semana: Marruecos compró 50 mil toneladas, Portugal 40 mil, Perú 20 mil y Argelia 25 mil toneladas.

Todos estos volúmenes serán cargados en los puertos sobre el río Paraná (Rosario, San Martín, Riccardone, Alvear) a partir de los próximos días. Con estos negocios, la Argentina llev

Temas en esta nota