Argentina pagó y salió de un default que duró casi 45 horas

La plata llegó al FMI ayer a las 13.55 hora argentina. Los dólares habían salido de Suiza.

Por
12deSeptiembrede2003a las08:40

El default de la Argentina con el Fondo Monetario, el primero en su historia, fue el más grande medido en dólares y también el más corto: duró exactamente 44 horas y 55 minutos. Desde el martes 9 a las 17 hasta ayer a las 13.55. El lunes el Gobierno anunció su decisión de no pagar el vencimiento por 2.900 millones de dólares, de cara a un acuerdo cuya resolución seguía dilatándose. Ayer el Banco Central concluyó el proceso de transferencia del dinero. Le había tomado apenas diez minutos cambiar el destino de casi 3.000 millones de dólares: la transferencia de 2.905 millones de dólares, desde las cuentas del BCRA a las del FMI, se inició a las 13.45 y terminó a las 13.55.

La secuencia entre el primer default de la historia entre la Argentina y el Fondo y el pago tras el acuerdo, según reconstruyó Clarín, fue la siguiente:

  • El martes fue el día en que la Argentina entró formalmente en default. Ese día, el Central transfirió los US$ 2.900 millones desde su cuenta en el Banco Internacional de Basilea (Suiza) hasta la sucursal Nueva York del Banco Nación. Luego los invirtió a 24 horas en la Reserva Federal de Nueva York.

  • El miércoles fue el día que culminó con Néstor Kirchner anunciando el acuerdo con el FMI. En la Reserva Federal neoyorquina el dinero había sido colocado bajo el aviso de que podría ser retirado abruptamente para pagar al Fondo. Pero a las 22.00 del miércoles, sin órdenes concretas desde Buenos Aires ni desde Washington, los funcionarios de la Reserva neoyorquina que habían quedado de guardia sólo para recibir un llamado desde Buenos Aires se fueron a dormir a sus casas.

  • El proceso de pago se inició ayer al mediodía. A las 12.30, el FMI informó al Central la cantidad exacta a girar: 2.090.635.000 derechos especiales de giro (DEG), que es la moneda de pago que utiliza el Fondo, que equivalen a 2.906 millones de dólares.

  • Los técnicos demoraron 10 minutos en hacer la transferencia.

    Recién entonces, Néstor Kirchner volvió a referirse al acuerdo con el Fondo: "No es la panacea ni mucho menos, pero significa la posibilidad de un puente de plata para reconstruir paulatinamente al país", dijo.

    La noticia del acuerdo ya había rebotado en todo el mundo. El secretario del Tesoro estadounidense, John Snow, avaló el resultado de las negociaciones. "Se logró un acuerdo mayoritariamente bueno", dijo. También se mostró satisfecho el titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias: "El acuerdo contribuirá a consolidar la confianza interna y externa y permitirá a la Argentina continuar fortaleciendo su política de saneamiento financiero, de crecimiento económico y de mejoramiento social", dijo el funcionario uruguayo.

    Los financistas privados no compartieron tanto optimismo. Charles Dallara, director del Instituto de Finanzas Internacionales (IFI, la institución que agrupa a la banca privada a nivel mundial), se ubicó en la otra vereda. "Es altamente dudoso que este programa aporte una base sólida para una recuperación sostenible con creación de empleos en la economía argentina", criticó.

    Lo mismo, o peor, opinaron los acreedores. Creen que serán pocos los dólares que vayan a sus manos tras este acuerdo.

Temas en esta nota