Subsidios: vuelve la pelea Norte-Sur

La cumbre de Cancún intenta reactivar las negociaciones sobre comercio.Los países liderados por Brasil y China se enfrentan a EEUU y la UE por reducción de ayudas a la agricultura.

Por
13deSeptiembrede2003a las07:22

Es difícil aventurar, en negociaciones tan crípticas como las que refieren al comercio internacional, qué final tendrá mañana la cumbre ministerial de Cancún (México) coordinada por la Organización Mundial de Comercio. Pero sí está clara la importancia que tiene este tipo de encuentros para la Argentina, que integra el lote de algo más de diez países netamente agroexportadores a nivel mundial.
 
 En el fárrago de indescifrables documentos y aburridas movidas diplomáticas de cada ronda comercial se pelea letra a letra el futuro del comercio agrícola. Según datos extrapolados de la misma OMC, la Ocde y el Banco Mundial, si se eliminarán las distintas distorsiones al comercio agrícola (subsidios a las exportaciones, ayudas internas y trabas arancelarias y paraarancelarias), los países agroexportadores recibirían ingresos adicionales por una cifra entre 8 mil y 10 millones de dólares por año. Un cálculo grueso para la Argentina lleva ese número a unos 300 millones.
 
 Esta problemática es, en sus distintas características, compartida por la mayoría de los países en desarrollo, que en esta cumbre revivieron la pelea norte-sur presentándose en sociedad con el Grupo de los 21, que integran Brasil, India, China, Sudáfrica y Argentina, entre otros, con una agenda de fuerte confrontación ante la Unión Europea y Estados Unidos, que se abroquelaron esta vez frente a la embestida. La consigna: sin compromisos concretos en plazos y montos para reducir los subsidios y aranceles agrícolas, no hay negociación sobre los temas que interesan a los países desarrollados como son servicios, inversiones, propiedad intelectual y compras gubernamentales.
 
 La irrupción en el escenario internacional de las llamadas potencias emergentes, como China (que se incorporó hace menos de dos años a la OMC) y Brasil le dieron fuerza al reclamo de los países en desarrollo. El nuevo G-21, desdibujó el papel que tradicionalmente ocupaba en la oposición a los subsidios agrícolas el Grupo Cairns, que también integran Argentina y Brasil junto a otras naciones como Canadá y Australia.
 
 "Para nosotros Cancún representa una bisagra en la negociación, tenemos que lograr que el nivel de osadía de nuestro grupo de la pauta que no están negociando con pequeños", señaló Gustavo Idígoras, director de Mercados de la Secretaría de Agricultura.
 
 En la reunión de Doha (Qatar) realizada a fines de 2001 los países de la OMC se comprometieron a acelerar la reducción de todas las formas de subvenciones agrícolas, con miras a su remoción progresiva, así como la reducción sustancial de las ayudas internas.
 
 A estas metas había que ponerles objetivos específicos y fechas antes del 31 de marzo de este año, lo que no se logró, por eso se busca en Cancún otra oportunidad. 

Temas en esta nota