Se pierden US$ 130 millones al año por enfermedades del trigo

En un congreso se recomendó poner énfasis en la sanidad y el cuidado de las plantas.

Por
13deSeptiembrede2003a las07:25

El 60% de los materiales utilizados en el país son susceptibles a la roya de la hoja

Se destacó la importancia de compartir la información y de intensificar los controles

MAR DEL PLATA.- En la Argentina se pierden 130 millones de dólares por año por las enfermedades que deterioran la calidad del trigo. La cifra, que puede dar pie a escalofríos, se conoció durante el "Primer Congreso Técnico para un Cultivo Sano de Trigo", organizado por Bayer CropScience en esta ciudad el miércoles pasado y del que participó un millar de profesionales del agro.

Pero además del impacto del número, que por ahora representa un mercado de fungicidas por 22 millones de dólares, hubo otra conclusión del encuentro. Es la idea de avanzar en la búsqueda del progreso agropecuario que no pase por un camino de "ganadores soberbios y perdedores resentidos". Los conceptos individualistas están siendo desplazados por un sentido de conveniencia mutua. Los norteamericanos llaman a las nuevas relaciones entre los componentes de un sistema como de ganancia compartida (win-win relationships) Tácticas basadas en "alianzas", "éxitos compartidos", "trabajos en equipo y cooperativos", "capacitación regional", "cadenas productivas y comerciales" avanzan rápidamente y, tal vez sean, los primeros síntomas de un nuevo enfoque en el camino del desarrollo agropecuario..

Esos conceptos se tradujeron en el congreso en el análisis a fondo de las enfermedades que alteran algunos procesos de la fisiología de las plantas, en el reconocimiento de las más importantes y en la evaluación de los los materiales más sembrados. También se habló sobre monitoreo y tecnologías de control. Todo en profundidad y sin especulaciones. Compartiendo abiertamente experiencias.

Para ello se apeló la experiencia de profesionales de las facultades de Agronomía de Buenos Aires, La Plata, Balcarce, de la UADE, del INTA, grupos Crea, productores de Aapresid y muchos asesores individuales, entre otros. La información se brindó sin especulaciones mínimas. Y no hubo propagandas comerciales de las empresas.

"Si a los productores y a los profesionales que los asesoran les va bien y agrandamos la torta de los fitosanitarios a nosotros también nos va ir bien. Tenemos que compartir los beneficios", comentaron en rueda informal funcionarios de Bayer CropScience, compañía que hace algún tiempo atrás compró a otro gigante multinacional como es Aventis.

Enfermedades

Juan Annone, del INTA Pergamino, puso énfasis en las tres enfermedades más graves del trigo:

·  la roya de la hoja, un patógeno que se desarrolla en las hojas y que tiene como fuente de inóculo a "las plantas guachas" (no son objeto de cultivo).

·  la mancha amarilla que se desarrolla en tejidos muertos de los rastrojos

·  la Septoriosis, que tiene su incidencia mayor en días nublados y con alta humedad y que también sobrevive en los restos del cultivo (parásito facultativo).

Puente triguero

Temas en esta nota