Por la aftosa, no se exportará el volumen previsto este año

Las ventas externas crecerán, pero menos. El cierre de Chile condiciona el futuro.

Por
18deSeptiembrede2003a las08:26

Por Patricia Van Plöeg
columnista de Ámbito Financiero


Los datos oficiales conocidos sobre las exportaciones de carnes vacunas intentaban ser halagüeños: las ventas externas totalizaron 196.274 toneladas por un valor de u$s 381 millones, que representan un aumento de 28% en comparación a los primeros ocho meses del año pasado. Pero la información, aunque cierta, esconde una preocupación mayor que golpea directo sobre el sector privado y toda la cadena de la carne. El accidente de la fiebre aftosa en Salta, pulverizará las perspectivas oficiales de mayores ventas de carne este año. Las ventas serían casi 30% menores a las optimistas previsiones de la Secretaría de Agricultura de la Nación.

Según los últimos datos públicos del área oficial -dados a conocer en un seminario hace dos meses- se esperaba un aumento de casi 12% en las exportaciones de carne de este año (se creía poder colocar 390 mil toneladas contra las 351 mil de 2002). Pero el problema sanitario que explotó dos semanas atrás ya produjo un retroceso cierto para las carnes argentinas. Las mejores previsiones hacen pensar en ventas cercanas a 280.000/300.000 toneladas.

El problema sanitario no sólo retrasaría el reingreso de las carnes argentinas a Estados Unidos y Canadá (situación que con la mejor predisposición de los países del Norte recién podría darse para fines de 2004 o principios de 2005) sino que ya golpea a la exportación.

• Impacto

El mayor impacto del nuevo episodio aftósico se manifiesta en el freno de las ventas a Chile, país que demandó 24.000 toneladas durante el último mes y medio (18.731 toneladas de carnes frescas durante agosto, según los datos difundidos ayer por el SENASA), y se consolidaba como el principal destino de las carnes autóctonas. Con la expectativa recortada acerca de la ampliación de los mercados, y con el peligro que significa un nuevo episodio similar al de Tartagal podrían verse frustradas las proyecciones de ventas externas del gobierno y de la industria. Y también se afectarían seriamente los ganaderos -criadores e invernadoresya que se prevé un recorte en los precios de la hacienda.

«Esta situación nos afecta mucho porque Chile es un mercado compensatorio para los frigoríficos exportadores de Cuota Hilton. Además, habíamos quedado como únicos proveedores sudamericanos de carne a Chile ya que los principales competidores como Brasil y Uruguay direccionaron sus ventas a otros destinos más importantes», admitía el titular del Centro de Consignatarios Directos de Hacienda (CCDH), Gustavo Freixas. Al lucro cesante de los exportadores se sumarían los menores ingresos de los ganaderos. «Todo indica que los precios tenderán a la baja», sostenía el empresario y los fundamentaba.

• El valor de la hacienda no disminuyó porque la oferta aún es escasa.

• El precio del novillo de exportación no cayó debido a que la hacienda sale recién de un riguroso invierno que afectó las pasturas.

• El nuevo sistema de trazabilidad que exige el uso de caravana desde los 40 días de nacido el animal retrasó también el envío de carne a faena.

• No se espera un aumento en el consumo, situación que influiría en los precios. Si bien la Cuota Hilton se sigue pagando u$s 8.500 por tonelada, es la única vertiente de ingresos para el país de la carne, hoy muy dependiente de las exportaciones.

Temas en esta nota