La arveja se muda al sudeste

Es la variedad proteica, una opción para salir del monocultivo de trigo

22deSeptiembrede2003a las08:20

En Balcarce el rinde promedio de cinco años fue de 3.300 kg/ha. El precio es similar al del pellet de girasol. Tiene ventajas sobre la soja

Gustavo Almassio, ingeniero agrónomo especializado en sanidad vegetal y asesor de establecimientos en el sudeste bonaerense, donde está radicado, tiene sus expectativas puestas en las 30 hectáreas que este año sembró con arveja proteica y en otras 300 que tiene con colza.

El objetivo de Almassio es manejar alternativas al cultivo continuo de trigo, y todo indicaría que cualquiera de estos dos cultivos se las ofrecerán.

En el caso de la arveja, el menos conocido de los dos, se trata de una leguminosa de ciclo invernal, que se siembra como cualquier cultivo extensivo a fines de junio y se cosecha a comienzos de diciembre, de lo cual surge una primera ventaja: se adelanta 15 a 30 días a la cosecha de trigo, que son vitales para mejorar los rendimientos de la soja de segunda.

En tanto, un trabajo del técnico del INTA Balcarce, José Horacio Bariffi, va más allá e indica que la cosecha, que se hace con la misma plataforma que para la soja, se anticipa hasta mediados de noviembre.

Dónde está el negocio
Almassio tiene la producción de arveja colocada de antemano. Se la va a llevar una empresa agropecuaria del Salado, que maneja siete tambos en la llamada “cuenca de Castelli”. La arveja es una excelente fuente de proteína para la nutrición animal, con un tenor de entre 21 y 24 por ciento de proteína bruta, con la ventaja respecto de la soja que no hace falta “desactivarla”, proceso que se hace mediante calor, con el fin de inactivar los factores antinutricionales de la misma.

En ese sentido, la arveja facilita mucho el manejo, ya que basta mezclarla con el maíz para suministrársela a los animales.

Sin embargo, el precio se encontraría más atado al del pellet de girasol que al de la soja. Almassio refirió, en la charla que mantuvo con Infochacra, que espera un precio en torno a los 120 u$s/t. Este valor se encuentra muy próximo a los 100 a 110 u$s/t, que según Eduardo Gallo Llorente, director de la firma especializada en nutrición Alimal SRL, se están manejando por estos días para el pellet de girasol, según su contenido proteico.

En cambio, tanto el poroto de soja como el pellet se ubican alrededor de los 500 $/t o 170 u$s/t.

Rindes y limitaciones
Bariffi facilitó a Infochacra un cuadro que sintetiza los rindes obtenidos durante los últimos cinco años en la experimental Balcarce del INTA.

El promedio anual de las siete variedades testeadas fue de 3.274 kg/ha, con un piso de 1.810 en 1998 y un techo de 4.602 en 2002.

También se registró variabilidad entre los distintos cultivares. En 2002, por ejemplo, Croma y Espace se ubicaron al tope del ránking con 5.700 y 5.900 kg/ha respectivamente, mientras que Laguna, en el otro extremo, hizo 3.100. El cultivar Cobri tiró el promedio abajo con sólo 1.900 kg/ha. “Como síntesis digo que es un cultivo de igual rinde y precio que el trigo, que sirve para cortar el ciclo de enfermedades”, explicó Almassio.

Sin embargo, y como todas las cosas, la arveja proteica tiene sus limitaciones. En primer lugar, requiere lotes que no se encharquen, profundos y de buena fertilidad. Es exigente en fósforo. En segundo término, hay que cosecharla con algo más de humedad de lo que se cosecharía un leguminosa como la soja, debido al fenómeno de dehiscencia (apertura) de las vainas, que provoca altas pérdidas en precosecha.

Otra cuestión que apuntaba Bariffi es que la semilla demanda un costo tres veces más alto que la de soja, para tomar una referencia. “Lo que pasa es que es una semilla muy pesada y se requieren densidades de entre 900.000 y un millón de plantas por hectárea, con lo cual la densidad de siembra se va a entre 220 y 300 kg/ha”,

Temas en esta nota