Análisis F.O.D.A. de la Cría en las diferentes zonas y los costos de producción

Jorge Latuf, asesor de AACREA, analizó en la primera jornada del Congreso Nacional Cómo ganar más con el negocio de la carne, distintos aspectos relacionados con esta actividad.

Por
23deSeptiembrede2003a las09:08

Jorge A. Latuf /A.A.C.R.E.A


Jorge Latuf, asesor de AACREA, analizó en la primera jornada del Congreso Nacional Cómo ganar más con el negocio de la carne, distintos aspectos relacionados con esta actividad. Recalcó que ”el peligro real, o amenaza, para el este negocio  es que se modifiquen los hábitos de consumo de manera tal que se vea seriamente afectada la demanda de productos derivados del vacuno. La oportunidad, en tanto, está en que se difunda y concientice a los consumidores de las ventajas de nuestros sistemas de producción, tan diferentes a los de otros países, en cuanto a calidad y sanidad”.

 Latuf especificó que “desde el punto de vista biológico, la cría de vacunos es menos eficiente que otras en la captación de la energía que llega al sistema. El proceso de transformación de la energía solar en forrajes y estos en producto animal presenta muchas etapas y, en cada una de ellas, se producen pérdidas. En principio, esto es una debilidad del sistema pero compensada por la fortaleza que representa el hecho de transformar en proteínas de alta calidad recursos forrajeros de baja calidad, no aptos para otras producciones”, mencionó el especialista.

Aseguró que “esto ya nos define aquellos lugares donde la cría no tiene competencia. Ni la invernada (engorde), ni la agricultura son capaces de producir en estos ambientes, de manera igualmente eficiente. La manera en que los vientres definen su producción, y su adaptación a la recirculación de reservas corporales sin afectar los resultados productivos y económicos, le confieren la fortaleza de poder adecuar la demanda a la oferta cíclica de nutrientes, concentrados mayoritariamente en la primavera, lo que no se puede manejar en otros sistemas sin afectar el resultado comercial, ya que el hacerlo tiene un costo económico”.

En referencia  a aspectos negativos que atentan contra esta actividad, Latuf mencionó que “la debilidad es que, si se falla en esos momentos tan críticos, se pierde un ciclo completo. También genera una amenaza para la actividad el que ocupe regiones de recursos naturales que, sin un manejo adecuado, pueden ser degradados de manera irreversible y, esto, la hace susceptible a ser cuestionada por quienes tienen preocupación por el ambiente y su conservación. Con manejo adecuado, prácticamente no existe lugar en que no se pueda realizar con excelentes resultados y esto, sin dudas, constituye una gran oportunidad”.

Como debilidad, se refirió a que “desde el punto de vista de su inserción en la cadena de valor de la carne, la cría, como iniciadora del proceso, es proveedora de otra actividad intermedia y, por lo tanto, dependiente de esta, lo que constituye una debilidad. El consumidor de carne está abastecido por otro eslabón de la cadena y sus demandas llegan “interpretadas” por sus actores. Si consideramos la lentitud de los procesos, la capacidad de adaptación a los cambios en la demanda se mid

Temas en esta nota