La quita de la deuda abre otra polémica con las AFJP

Las AFJP temen a una poda de 75% en el capital, como anunció el Gobierno en Dubai. Sólo aceptarían más plazos y menos intereses, pero sin tocar el capital.

Por
24deSeptiembrede2003a las08:12

Ismael Bermúdez. .
ibermudez@clarin.com

L
a propuesta de reestructuración de la deuda en default que el Gobierno presentó el lunes en Dubai profundizó el conflicto con las AFJP. Y abrió nuevos interrogantes sobre el valor que tendrán en el futuro los haberes que recibirán cuando se jubilen los 9,3 millones de afiliados al sistema privado.

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, descalificó las quejas de las AFJP: "Francamente quisiera ver cuánto las AFJP les pagan a sus ejecutivos porque son inútiles", criticó ayer desde Dubai. "Algunas AFJP —agregó— optaron por aceptar (la pesificación) y no tienen ningún problema y están cobrando intereses. El que no la eligió, y bueno...".

Además, el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, ratificó que las AFJP "no tendrán un tratamiento diferencial del resto de los acreedores".

Actualmente, las AFJP administran fondos que corresponden a esos 9,3 millones de afiliados por 43.928 millones de pesos. Cada afiliado tiene en su cuenta una parte de ese dinero, de acuerdo a lo que aportó desde su afiliación. De ese total el 66,35% (28.948 millones de pesos) son bonos que están en default. En promedio, esos bonos en dólares están valuados a 2 pesos por lo que equivalen a unos 14.500 millones de dólares. La única AFJP que está afuera de esta renegociación es Nación (tiene 785.000 afiliados), porque aceptó la pesificación de los bonos.

A raíz de la incertidumbre que existe sobre la aplicación de la quita que pretende el Gobierno, las AFJP evalúan dos escenarios:

  • Si se aplicara la quita del 75% sobre el valor nominal de esos bonos, como anunció el ministro Roberto Lavagna, los 14.500 millones de dólares se reducirían a 3.625 millones de dólares. Y los $ 28.948 millones pasarían a tener un valor de 10.500 millones de pesos. Así, la pérdida sobre el total de fondos acumulados en el sistema sería de 42%. Además, en caso de que esos nuevos bonos tengan una menor tasa de interés y plazos de pago más largos que los originales, la pérdida futura podría ser aún mayor.

    Conclusión: los nuevos bonos, aunque sean en dólares, tendrían un valor muy bajo, de apenas el 10 o 15% de su valor y como máximo en el transcurso de varios años llegarían al 25%. Y los haberes de los futuros jubilados hoy afiliados a una AFJP serán muy bajos. Además, se plantearía una situación más que paradójica: el Gobierno le pagaría al FMI sus préstamos en dólares, sin quita y cobraría los intereses sin descuentos, mientras que los jubilados argentinos soportarían una pérdida del 75%.

  • Si la quita fuese del 75% sobre el "valor presente" de esos bonos (que incluye la renta potencial que hubieran generado a su ven cimiento de no haber quedado en default), la situación cambiaría: en ese caso, los bonos seguirían en dólares y no sufrirían una quita sobre el capital acumulado, o sería muy pequeña, y sólo devengarían menos intereses que se pagarían a plazos más largos. O habría una quita sobre el capital pero compensada con mayor interés y cobro más rápido. El valor inicial de esos bonos sería 25, pero con el tiempo llegaría al 100%.

    El director ejecutivo de la Unión de AFJP, Horacio Canestri, le adelantó a Clarín que mañana, en una solicitada, reclamarán al Gobierno que no ponga en riesgo una jubilación digna de más de 20 millones de personas (afiliados m

Temas en esta nota