Es ley la reforma de ganancias al agro

El Congreso Nacional aprobó ayer la modificación de la base imponible para la exportación de granos e hidrocarburos.Es la primera iniciativa aprobada del paquete presentado por el Ejecutivo.Contó con el respaldo de la bancada radical.Oposición de las empresas acopiadoras de granos.

02deOctubrede2003a las08:14

El paquete antievasión que impulsa el Poder Ejecutivo comenzó ayer a convertirse en realidad al sancionar el Senado el proyecto de ley que modifica la base imponible del impuesto a las ganancias para los exportadores de productos agropecuarios y de hidrocarburos que utilicen como intermediarias a empresas radicadas en paraísos fiscales.

Esta es la primera de las iniciativas que se convierte en ley del conjunto de proyectos remitidos por el Poder Ejecutivo y que intentan endurecer la lucha contra la evasión fiscal, con el objetivo de aumentar la recaudación impositiva y poder cumplir con las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos internacionales de crédito.

La norma sancionada ayer intenta combatir el alto nivel de elusión de ganancias que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) asegura haber detectado, en el período 1997-2001, en las exportaciones de cereales, oleaginosas e hidrocarburos, particularmente en aquellas transacciones con compañías radicadas en países de baja o nula tributación impositiva (paraísos fiscales), cuya participación dificulta la determinación del precio final de la operación.

Para evitar esas maniobras, la AFIP solicitó que para los casos en los que se utilicen ese tipo de empresas el impuesto a las ganancias se pague en base al valor de la mercadería al momento del embarque y no tomando en cuenta el valor al que finalmente se concretó la compra.

La iniciativa fue fuertemente resistida por las compañías acopiadoras de granos y las exportadoras, que amenazan con trasladar el mayor costo del nuevo sistema a los productores agropecuarios.

Estos, a su vez, sumaron su queja en una misma reunión celebrada por la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado.

Sin embargo, la presión del Poder Ejecutivo pudo más y, para disgusto del titular de Presupuesto y Hacienda, Carlos Verna (PJ-La Pampa), logró que la mayoría del justicialismo se alineara detrás de la iniciativa e impulsara su tratamiento sobre tablas, como ocurrió ayer.

Para esto fue vital el aporte de la bancada del radicalismo, que dio sus votos para tratar el dictamen aprobado apenas unas horas antes del inicio de la sesión.

Interna justicialista

Ante la oposición de Verna a la iniciativa, el miembro informante del PJ fue Jorge Capitanich (Chaco), quien justificó el proyecto en la necesidad de combatir la elusión fiscal que se registra en el sector. "La modificación que se propone es muy clara y transparente: es una corrección para que las empresas pantalla demuestren que están bien constituidas, que tienen balances contables y un marco adecuado de funcionamiento".

Antes, el peronista Oscar Lamberto (Santa Fe), titular de la Comisión de Economía, había rechazado la iniciativa por considerar que "la herramienta utilizada no es la mejor" para combatir la elusión fiscal. "Un impuesto, cuando juega en el sistema de precios o entorpece la actividad productiva, no es un buen impuesto", afirmó.

El legislador hizo propio el argumento de los productores agropecuarios acerca de que las nuevas reglas de juego provocarán una baja del precio de sus mercaderías, ya que las exportadoras les trasladarán el costo de los seguros que tomen para garantizar sus ganancias.

Capitanich respondió a su compañero de bloque. "Esto es falso, porque las empresas tienen fijados los precios internacionales y pueden aplicar los parámetros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)", afirmó.

Apoyo radical

La suerte del proyecto comenzó a definirse cuando el titular del bloque radical, Carlos

Temas en esta nota