Argentina es otra vez el segundo cliente brasileño

Argentina recuperó en setiembre su papel de segundo gran cliente de Brasil. Lo había perdido en 2002, cuando entró en default y se devaluó el peso.

Por
02deOctubrede2003a las07:57

Eleonora Gosman. SAN PABLO. CORRESPONSAL.
egosman@clarin.com

Argentina recuperó en setiembre su papel de segundo gran cliente de Brasil. Lo había perdido en 2002, cuando entró en default y se devaluó el peso. Entonces, Holanda sobrepasó la participación argentina entre los grandes compradores de productos brasileños, y se ubicó detrás de Estados Unidos.

Hoy los norteamericanos siguen en su histórico primer lugar. Pero los argentinos volvieron a ser los socios comerciales más importantes de Brasil después de la primera potencia mundial.

Según un informe del ministerio de Desarrollo e Industria de Brasil, las ventas brasileñas a la Argentina crecieron en setiembre 112,7% (respecto a igual mes del 2002). El total comprado por los argentinos fue de 479 millones de dólares en el mes. Así, el país pasó a representar el 7% de las exportaciones totales brasileñas, apenas un poco por debajo del 10% de participación que tenía en las buenas épocas del Mercosur.

Argentina registró, en 2002, una caída del 10,4% en su Producto Bruto Interno. Pero ya venía de tres años consecutivos de recesión, con inicio en 1999.

Este brutal retroceso productivo produjo una caída generalizada de las importaciones, tanto de bienes industriales como de insumos y productos intermedios. Contribuyó, también, al drástico descenso de las compras en el exterior la devaluación del peso.

El informe sobre Brasil indica que las ventas de las empresas verde-amarillas al exterior, tanto en el sector del agro como industriales, tuvieron aumentos sensibles para todo el mundo, con excepción del bloque asiático, donde Brasil vendió 21% menos.

Holanda acaba de pasar nuevamente al tercer lugar. Sin embargo, los Países Bajos figuran en ese lugar de privilegio únicamente porque el puerto de Rotterdam es el destino de las exportaciones de cereales, desde donde se distribuyen al resto del mundo.

Es distinto el caso norteamericano, que desde hace años es el principal consumidor de exportaciones brasileñas, entre ellas hay rubros industriales como calzado, jugos de frutas, café y siderurgia. China pasó a ser, junto con Alemania, también un buen comprador para Brasil.

Las ventas brasileñas a la Argentina despegaron junto con la salida del estancamiento de la economía nacional. Debe notarse que entre los rubros de mayor demanda argentina se encuentran los bienes de capital, o sea máquinas destinadas a la producción fabril.

Pero hay otros sectores clave en la composición de esas compras a Brasil: desde automóviles y partes de vehículos hasta zapatos y textiles.

Temas en esta nota