Con sequía, aprovechan los insectos

La prolongada sequía que está demorando la siembra, principalmente de maíz, puede incidir también en un agravamiento de las condiciones sanitarias de los cultivos.

Por
03deOctubrede2003a las08:09

La prolongada sequía que está demorando la siembra, principalmente de maíz, puede incidir también en un agravamiento de las condiciones sanitarias de los cultivos. Es posible esperar un incremento de la intensidad de los ataques de varios insectos asociados a estas condiciones climáticas, señala el último informe del sistema de alarma de plagas del Inta Marcos Juárez.

Entre las plagas que incrementan su potencial de daño en sequía figuran las orugas cortadoras, gorgojos y tucuras, plagas de gran incidencia en los cultivos de la región. Por esto será muy necesario incrementar las tareas de monitoreo y evaluación de las plagas a nivel de lote individual, ya que el alto costo de algunos insumos hace necesario que la aplicación de un tratamiento curativo esté plenamente justificada.

Recientemente se ha recibido información de Casafe (Cámara Argentina de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes) acerca de que el nivel de insecticidas utilizado en soja durante 2002 se ha reducido ligeramente en términos de valor económico para el cultivo de soja respecto al año 2001.

Esta situación se da en el marco de un aumento importante del área sembrada con soja, lo que permite señalar que esta tendencia marca una mejora en las pautas de manejo integrado de plagas que apunta a un uso prudente de insecticidas.

Gusanos blancos

Diloboderus abderus. En las últimas semanas continuaron llegando informes sobre graves pérdidas en trigo causadas por gusanos blancos. Se estima que la actividad de estos insectos se intensificará a partir del inicio de las lluvias. Para maíz se sugiere un umbral de daño de 5-6 larvas por metro cuadrado. La revisión de los lotes se puede efectuar inicialmente con muestreos superficiales para detectar las galerías que provocan estos insectos.

La densidad real deberá estimarse con muestreos de suelo de hasta 25-30 centímetros de profundidad (10 a 25 muestras en lotes de 30-40 ha. Se sugiere como unidad de muestreo un área de 0,25 m2 en lo posible de forma circular. Esta metodología, al igual que en el caso de orugas cortadoras, facilitan la identificación de gusanos alambre, grillos subterráneos y bichos bolita entre otros. En este informe se adjunta un listado de los productos terápicos de semilla e insecticidas granulados para aplicación en el surco de siembra inscriptos para el cultivo de maíz.

Orugas cortadoras

Áspera (Agrotis malefida); parda (Porosagrotis gypaetina), en cultivos de verano (maíz, girasol, soja) y alfalfa. Se registran ataques de orugas cortadoras en lotes de alfalfa en numerosas localidades del sudoeste de Córdoba. También se observa la plaga en lotes destinados a maíz, girasol y soja. Actualmente en trampa de luz se está registrando la captura de adultos de las avispas parásitas Thimebatis sp (hymenoptera: Ichneumonidae).

Temas en esta nota