El trigo pide agua para definir rindes

Durante el período semanal que se informa volvieron a ingresar a la región pampeana varios frentes fríos, pero todos fueron de rápido pasaje.

03deOctubrede2003a las08:25

Durante el período semanal que se informa volvieron a ingresar a la región pampeana varios frentes fríos, pero todos fueron de rápido pasaje. En su desplazamiento produjeron situaciones de inestabilidad de corta duración, que ocasionaron fluctuaciones térmicas, fuertes vientos (en algunas zonas), y algunas lluvias que tampoco, en esta ocasión, fueron de la magnitud que necesitan las producciones de la región.

Durante el período comprendido entre el 24 de setiembre y el 1° de octubre, solamente ocurrieron algunas lluvias en el sudoeste de Buenos Aires, con registros que rondaron entre los 20 y 30 milímetros.

En el aspecto térmico, lo más relevante fueron las marcas alcanzadas por las temperaturas extremas. Durante la madrugada del domingo se llegaron a registrar algunas heladas en la zona central de la región, y se alcanzaron en los días anteriores temperaturas máximas cercanas a los 28 °C.

En este escenario, la campaña para las producciones agrícolas de invierno y para las forrajeras se hace muy difícil, y particularmente compleja en la zona centro y oeste de la región. Las siembras de grano grueso, ahora se encuentran prácticamente paralizadas.

En la provincia

Traslasierra. El panorama sigue siendo desalentador por la falta de lluvia. Sólo se produjo una inconsistente llovizna durante el sábado. Luego, durante la mañana del domingo, bajó notablemente la temperatura e inclusive ocurrieron algunas heladas de baja intensidad. En ese ambiente, los cultivos bajo riego progresan con lo justo. La alfalfa para corte ha comenzado a entregar los primeros fardos, que se cotizan con precio muy alto al faltar el forraje verde.

Cruz del Eje. Tampoco hubo cambios significativos. El mediodía del sábado comenzó a descender la temperatura por el advenimiento de viento sur. El cambio se completó con el avance de una tormenta de tierra, transportada por fuertes vientos, y además ocurrió una ligera llovizna, que no aportó mucho: entre uno y dos milímetros. La actividad en secano sigue siendo prácticamente nula, no queda pasto para la hacienda, los productores con posibilidades económicas acuden al suministro de fardos.

La próxima siembra del algodón, también necesitará algunas lluvias para poderse concretar con mejores posibilidades.

Norte. Un escenario similar se observó hacia el norte provincial. El sábado cambió el tiempo, con incremento de nubosidad, algunas lloviznas muy dispersas y marcado descenso térmico. Los trigos promedian los 20 centímetros de altura, se muestran muy afectados por la sequía, su recuperación –lluvias mediante– será incierta. Las forrajeras muestran algunos rebrotes, sólo en campos bajos y húmedos, o en lugares con vertientes o napa freática elevada. Los verdeos se encuentra ya terminados.

Centro-este. También allí hubo viento fuerte y cayeron, según zonas, entre dos y 10 milímetros de lluvia. El evento produjo algunos daños en maíz, aunque esos lotes se podrán recuperar si llueve pronto. Ya se ha sembrado cerca del 35 por ciento de la superficie prevista para ese grano.

Los nacimientos fueron desparejos y algunos lotes se han vuelto a enmalezar. Las forrajeras también se van extinguiendo; consecuentemente se vuelve necesario acudir al uso de reservas, que cada día son menores.

El trigo ya entra a la etapa fenológica de hoja bandera y con ella las necesidades de agua se potencian y su cobertura determinará el futuro rinde. El período seco ha detenido el avance de las enfermedades de hoja.

Villa María, Bell Ville y Marcos Juárez. Tampoco se registraron aportes pluviométricos que posibilitaran alguna recuperación hídrica de los suelos de la zona.

Por ahora, la situación es preocupante, pero puede revertirse sin mayores secuelas

Temas en esta nota

    Load More