El NOA puede producir más trigo.

Expertos recomiendan usar variedades de calidad.

03deOctubrede2003a las08:41

En el marco de sus programas de capacitación, el INTA Famaillá organizó días pasados una jornada de campo y de actualización sobre el cultivo del trigo en el NOA. Los disertantes certificaron que la producción de trigo es viable, pero teniendo en cuenta aspectos importantes de su manejo para que el mismo sea rentable. “Está garantizada la demanda de las industrias de la región” afirmó Ivo Graneros. En el NOA hay 5 establecimientos que industrializan el trigo y lo venden, e inclusive lo exportan. A pesar de estar prácticamente aseguradas las ventas en la misma región, hay que seguir trabajando para conseguir trigos de mejor calidad, diferenciados, como lo hacen Canadá y EEUU. De esta manera podremos no tan sólo abastecer la demanda nacional, sino también exportar con precios que muchas veces superan en más de U$S 50/tonelada a los valores actuales por vender sólo commodities.

Organizado por el INTA Famaillá se realizó en sus dependencias un Día de Campo sobre el cultivo del trigo. En la ocasión participaron numerosos técnicos de la región para escuchar a especialistas locales y del INTA Marcos Juárez de Córdoba, quienes concluyeron que el NOA tiene una gran potencialidad para este cultivo.

La inauguración estuvo a cargo del Delegado Regional del INTA, Juan Domingo Sal, quien destacó el aporte de los mejores especialistas de la región sobre los últimos avances sobre el desarrollo del cultivo en el NOA, sobre todo a la luz de los resultados obtenidos en la red de ensayos que llevan adelante técnicos del INTA en la región.

Ivo Graneros, coordinador del encuentro disertó sobre la “Importancia del cultivo de trigo en el NOA”. En base a los últimos relevamientos satelitales realizados por el INTA, en el NOA durante la última campaña se sembraron más de 600.000 hectáreas con trigo y en la mayoría de los casos sobre rastrojo de soja. Esto demuestra -apuntó- que esta práctica, además de la búsqueda de resultados económicos a corto plazo, está trabajando para producir en un ambiente conservacionista de secuencias y de rotación de cultivos que aporten al suelo materia orgánica y cobertura vegetal durante todo el año.

“El trigo aporta suficiente materia orgánica al sistema productivo” sostuvo Graneros. “La práctica nos permite recuperar niveles de producción al mantener con cobertura el área sembrada, al aportar materia orgánica y al mejorar la estructura del suelo”.
Graneros sostuvo que el trigo producido en la región tiene un mercado asegurado a través de más de 4 millones de habitantes que tiene el NOA, con la posibilidad de poder vender además trigo a Chile y a Bolivia con productos de mayor valor como harinas y fideos.

Ahorro

“Desde el punto de vista de la productividad de los campos, el cultivo del trigo ayuda a la infiltración del agua en el suelo, aporta materia orgánica y mejora la estructura de los suelos, dándole una abundante cobertura a la soja que se implante sobre su rastrojo. Por otra parte, el trigo permite una reducción de los costos de producción del cultivo que le sigue, porque se entrega un campo limpio y seguro que se ahorra la aplicación de por lo menos una pasada de herbicida”, remarcó el experto.

En el NOA hay cinco molinos harineros, por lo que la demanda está asegurada. La región, además, tiene una ventaja respecto del resto del país y es que la cosecha es más temprana, comienza a principios de octubre y a finales de ese mes ya está todo el trigo levantado. “El NOA sale en una época que es considerada primicia, en un momento donde el trigo es altamente demandado y con mejores precios. Nuestro trigo, si bien es cierto que es de buena calidad, hay que mejorarlo y aumentar sus rendimientos”, sostuvo Graneros.

En el NOA existe un ecosistema adecuado para el cultivo del tr

Temas en esta nota