Se perderían 240 millones de dólares en trigo por la sequía .

Se cosecharían dos millones de toneladas menos del cereal; ya hay 19.000 vacunos muertos.El centro-oeste de La Pampa, el sudoeste de Buenos Aires y el oeste de Mendoza son las zonas más castigadas de esas provincias. Temen que se retrase la siembra de los granos gruesos.

Por
04deOctubrede2003a las08:04

La Argentina perderá 2 millones de toneladas de trigo, por un valor estimado de 240 millones de dólares, a causa de la sequía que afecta a diez provincias, señaló ayer Mario Llambías, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).

La mortandad de hacienda castiga sobre todo al sudoeste de Buenos Aires, al centro-oeste de La Pampa y al oeste de Mendoza, donde se registra una merma de 19.000 cabezas de ganado vacuno. El perjuicio, en este caso, se estima en 13,3 millones de pesos, pero sería significativamente mayor si se tiene en cuenta la menor producción de terneros y el tiempo que demorarán las vacas para recuperarse y volver a quedar preñadas.

De esta forma, el complejo agroindustrial, que genera el 57% de los ingresos totales por exportación, ve comprometido su ritmo de producción y su aporte a la economía.

El actual déficit de agua, sin embargo, está lejos de compararse con las sequías que sufrió La Pampa entre 1930 y 1940, según explican en el Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar. Sí es cierto que, en algunos lugares, las precipitaciones de los últimos meses son las más bajas respecto del período 1961-2002.

Según los pronósticos meteorológicos el nivel de lluvias mejoraría este mes, aunque no lo suficiente como para recomponer el estado de los cultivos. César Rebella, titular del mencionado instituto, anticipó que "puede esperarse una buena cosecha gruesa", si se tiene en cuenta que la mayor parte del área agrícola será cubierta de soja y es éste el cultivo que más permite extender la fecha de siembra. En el caso del maíz, habrá que aprovechar "los golpes de agua esporádicos" para asegurarse que prospere.

En el sudoeste bonaerense, que aporta el 30% de la cosecha de trigo total, se da por perdida la campaña fina en algunos cuarteles de algunos partidos. "Hay sitios donde no vale la pena pasar la cosechadora porque apenas se recolectarían entre 300 y 400 kilos de cereal por hectárea. En la zona puede obtenerse un rinde promedio de hasta 3000 kilos por hectárea", explicó Néstor Casali, directivo de la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Bahía Blanca.

Según el productor, los primeros trigos implantados no lograron buen número de espiguillas, y los más atrasados tendrán poco tiempo para finalizar su desarrollo y prometer buenos rindes. La pérdida de pasturas afectará a la actividad ganadera por dos años. "Con suerte, en otoño próximo podría intentarse un nuevo servicio para obtener terneros en 2005", señala Casali. Por este motivo, el dirigente reclama que los paliativos tributarios y las facilidades de financiación que se les ofrecen se extiendan a largo plazo. En esta zona se calcula que ya murieron 8000 vacunos y que la producción de terneros caerá a la mitad, aunque los números exactos se obtendrán al finalizar la campaña de vacunación contra la aftosa.

El trigo como forraje

En La Pampa, según cálculos parciales, se registran unos 6000 vacunos muertos. El estado del trigo es "delicado" y, según Guillermo Casagrande, del INTA Anguil, los rindes no serán buenos porque la seca desalentó la inversión en fertilizantes. En algunos campos se echó la hacienda en los lotes de trigo.

En el oeste de Mendoza, la situación de la hacienda que sobrevive se considera grave. "Hay zonas donde no cae ni una gota desde enero", comenta Alb

Temas en esta nota