Implantación de pasturas: una herramienta tecnológica para optimizar la producción ganadera.

Los Ing. Agr. Fernández Grecco y Gonzalo Luna Pinto, junto al Med. Vet. Martín Correa Luna expusieron en el panel “Alternativas forrajeras en diferentes regiones del país: templadas y subtropicales”.

06deOctubrede2003a las07:48

Los tres especialistas disertaron en el marco del Congreso Nacional de Cría que AACREA realiza en la ciudad de Santa Fe bajo el lema “Cómo ganar más con el negocio de la Cría”, ante un auditorio compuesto por productores de todo el país.


Fernández Grecco, integrante de la EEA INTA Balcarce, se refirió a estudios realizados en esa delegación sobre la incidencia de las lluvias y la temperatura en la oferta de forraje.

El profesional explicó que “las gramíneas perennes templadas, en condiciones no limitantes de nutrientes, presentan una distribución bimodal de crecimiento de forraje, determinada por variaciones climáticas. Presentan picos en primavera y otoño, siendo los períodos de mínimo crecimiento el invierno y el verano”.

Según indicó, durante la época fría es posible modificar la producción de forraje mediante la utilización de gramíneas anuales de los ciclo otroño-invierno-primaveral, como por ejemplo raigrás anual.

A su vez, el Méd. Vet. Martín Correa Luna, perteneciente al INTA Venado Tuerto, disertó sobre el sistema de Cría Bovina Intensiva (CBI) a partir del cual, mediante un adecuado manejo de pasturas forrajeras, se puede llevar la carga animal a 5 ejemplares por hectárea.

En tal sentido, explicó que “la alimentación es básicamente pastoril sobre pasturas consociadas base alfalfa”, al mismo tiempo que remarcó que “el manejo del pastoreo, en la asignación de forrajeras y descanso de las pasturas, pasa a ser de fundamental importancia, asegurando así el forraje necesario para poder mantener muchas cabezas por hectárea durante la vida útil de la pastura”.

Asimismo, Correa Luna indicó que las pasturas deben ser implantadas en suelos fértiles con lo cual se hace posible combinar la ganadería con la agricultura. “Ambas se ven más beneficiadas con estas alfalfas consociadas con estas gramíneas templadas, debido a que proporcionan un forraje más equilibrado en su composición química para las vacas” y por otra parte “en la rotación del campo, este ciclo pastoril aporta materia orgánica y fertilidad química al suelo para el siguiente período agrícola”, puntualizó.

Por su parte, el Ing. Gonzalo Luna Pinto, catedrático de la Universidad Nacional de Córdoba, al referirse sobre las alternativas forrajeras para zonas subtropicales y semiáridas, destacó en primer término la experiencia registrada en la zona central-norte que comprende parte de Córdoba y las provincias de Santiago del Estero y Salta, donde se logró incrementar la carga animal en un 300% gracias a la introducción de pasturas como Gatton Panic, Grama Rhodes y Buffel Grass.

Al referirse a la zona centro sur del país, el especialista sostuvo que tanto en San Luis como en La Pampa, el Pasto Llorón sigue siendo “el gran protagonista”. Además, consideró las ventajas de cultivares como el Tip Top, de mayor facilidad de implantación y mejor persistencia, como así también el Panicum coloratum cv Klein verde que “ha generado mucha expectativa y es, por el momento, la pastura con mayor crecimiento en los últimos tres años” debido a la facilidad de siembra y los costos competitivos.

Al referirse al Noreste Argentino, Luna Pinto consideró que “son muchas las alternativas forrajeras” y comentó que es posible encontrar planteos de 500kg de carne por hectárea al año sobre planteos de pastoreo que combinan Brachiarias, Setarias

Temas en esta nota

    Load More