Ayuda oficial para las zonas afectadas por la sequía

Destinarán $ 8 millones a las provinciasSe reunirán pasado mañana funcionarios nacionales y provinciales para evaluar nuevas iniciativasEn algunos lugares se inicia la siembra de granos gruesos.

Por
07deOctubrede2003a las08:05

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (Sagpya) entregará $ 8 millones en carácter de ayuda no reintegrable a las provincias declaradas en estado de emergencia por la sequía. Esa partida será la primera medida de apoyo que instrumentará el Gobierno para los productores agropecuarios afectados por el fenómeno climático.

Pasado mañana, funcionarios de la Sagpya, AFIP, Banco Nación y el Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense se reunirán para evaluar más iniciativas.

"Se están esperando los últimos informes por parte de los ministerios y municipios provinciales, a fin de resolver, lo más equitativamente posible, el destino de la ayuda según los daños, las pérdidas y el número de productores afectados", sostuvo el titular de la Sagpya, Miguel Campos, que ayer se reunió con el ministro de Economía, Roberto Lavagna, para analizar la situación planteada por la sequía.

Al cierre de esta edición llovía en el sur de Buenos Aires y en el oeste de La Pampa. Todavía no puede anticiparse si el nivel de agua caída paliará las consecuencias del déficit hídrico, pues, tal como anticipó el INTA, las lluvias de primavera serán erráticas, tanto por la ubicación geográfica como por su dispar intensidad.

En Córdoba, las lluvias del último fin de semana cortaron la seca en parte del territorio, lo que trajo gran alivio a los agricultores, que empezaban a preocuparse por el retraso obligado en la siembra de los granos gruesos. En el Sudeste llovió entre 5 y 20 milímetros, y en el Sur, la zona más crítica, apenas hubo lloviznas ligeras. En esta provincia se sembró sólo un 5% del área maicera proyectada, mientras que la implantación de la soja apenas está comenzando.

En Santa Fe, las lluvias del fin de semana beneficiaron a los departamentos de la región centro-norte, pero no fueron suficientes para atemperar el daño ya producido: la cosecha de trigo se reducirá a la mitad y no se sembrará girasol. La situación es diferente hacia el centro-oeste, zona eminentemente lechera, donde las lluvias ayudarían a recuperar las pasturas naturales.

En Mendoza, la sequía dejó un saldo de 40.000 animales muertos, entre bovinos y caprinos, lo que significa una pérdida de casi $ 42 millones, dijo el director de Ganadería, Carlos Iriarte. En el registro oficial se señala que los principales damnificados son 2400 productores pecuarios de baja escala, a quienes se entregarían subsidios y ayuda crediticia, en el contexto de la emergencia provincial.

En Tucumán, la falta de humedad en los campos durante los primeros meses del año afectó el desarrollo de la soja: sólo se cosecharon 380.000 toneladas de la oleaginosa, de las 620.000 toneladas previstas (lo que significó un perjuicio de US$ 100 millones). Allí se estima que sólo se recolectarían unas 130.000 toneladas de trigo, la mitad de lo obtenido en la campaña anterior, lo que representa una pérdida de US$ 14 millones. El clima no llegó a perjudicar en gran medida la caña de azúcar ni la producción de limón.

En Chaco, las lluvias de la última semana cortaron la sequía que soportaba la provincia desde hacía cuatro meses, por lo que comenzará la siembra de soja y algodón (estiman que se cubrirá 1 millón de hectáreas con la oleaginosa y 140.000 ha con el textil).

El gobierno de La Pampa decretó emergencia agropecuaria en casi todo su territorio. Ya son más de 10.000 los animales muertos. Se perdieron 350.000 toneladas de trigo, y sigue demorada la siembra de la cosecha gruesa.

Con la colaboración de los corresponsales de Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Mendoza, Chaco y Tucumán

.

Temas en esta nota