La Nación eliminará el impuesto al cheque

En la inminente negociación con las provincias por una nueva ley de coparticipación federal, el Gobierno nacional tiene en carpeta la eliminación del impuesto al cheque. El objetivo es avanzar hacia un marco impositivo más simple y con menor cantidad de tributos distorsivos

Por
08deOctubrede2003a las08:07

En la inminente negociación con las provincias por una nueva ley de coparticipación federal, el Gobierno nacional tiene en carpeta la eliminación del impuesto al cheque. El objetivo es avanzar hacia un marco impositivo más simple y con menor cantidad de tributos distorsivos

La estrategia fue confirmada en Córdoba por el secretario de Política Económica del Ministerio de Economía de la Nación, Oscar Tangelson, quien asistió a la inauguración del Foro Económico y Productivo de la Región Pampeana, que se desarrollará hasta hoy en el Hotel Córdoba Plaza.

“La idea fundamental del Gobierno nacional es avanzar hacia una visión tributaria que tenga como objetivo alentar los procesos productivos, y por lo tanto el impuesto al cheque –al igual que las retenciones– tiene un carácter temporal. En la medida que disminuyan las urgencias sociales, la incidencia de estos impuestos distorsivos va a desaparecer”, explicó el funcionario nacional.

El gobernador José Manuel de la Sota, quien también asistió a la apertura del foro regional, ratificó esta promesa de la Nación. “El Presidente tiene en claro que el impuesto al cheque es negativo, él me lo manifestó a mí, y está tratando de ver cómo se puede ir disminuyendo hasta su eliminación”, añadió.

El impuesto sobre los créditos y débitos en cuenta corriente bancaria –0,6 por ciento por cada depósito y extracción–, al igual que las retenciones a las exportaciones, no es coparticipable y está en vigencia desde marzo de 2001. Aquel tributo le aportó al fisco durante el año pasado 4.857 mil millones de pesos, el nueve por ciento del total de la recaudación total nacional.

Primera idea

Si bien desde la Nación y la Provincia se coincide en que no hay urgencia por definir el nuevo marco para la distribución federal de impuestos, uno de los requisitos negociados en el último acuerdo con el FMI y que se demora desde 1994, Córdoba deja entrever algunos esbozos de lo que será su posición.

“Nos tenemos que sentar y definir entre todos. Hay regiones que aportan más que otras y es lógico que así sea, porque la Nación es una sola. Pero es lógico también que las que aportan más quieran saber cuándo y de qué manera las que aportan menos van a usar esos aportes. Yo creo que no es cuestión de que vayamos los gobernadores a discutir con el Presidente cómo nos repartimos una política fiscal que no ayude al crecimiento, y que sólo contribuya a mantener los recursos públicos”, admitió De la Sota.

El Gobierno nacional ya comenzó con una rueda preliminar de consultas que se extenderá a todos los gobernadores. “El Presidente ya está convocándonos a todos para que arbitremos, entre todos, las mejores soluciones”, explicó el mandatario provincial.

El propio presidente Kirchner firmó el lunes el decreto de conformación de la comisión de coparticipación federal, que será la encargada de iniciar las negociaciones con las provincias. El gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner –un hombre de confianza de Kirchner– será el encargado de presidir la comisión. Precisamente, la provincial del norte es la primera que ha iniciado el diálogo bilateral con la Nación.

El Gobierno se puso como meta un año para consensuar el nuevo proyecto de ley, que sería tratado en el parlamento el año próximo y que tendría influencia en el presupuesto de 2005.

Temas en esta nota