Un hogar para vacunos con marca

El Cuyum Andino produce carne Angus que se exporta a Europa con el nombre Los Cardos

Por
11deOctubrede2003a las07:26

SAN RAFAEL, Mendoza.- En una tierra dominada por vides y frutales, las vacas parecen haber encontrado un nuevo hogar, lejos de la agricultura extensiva, hoy dominada por la soja. La postal de bovinos pastando sobre verde alfalfa ha dejado de ser exclusividad de la pampa húmeda. Así lo entiende Alberto Lasmartres, presidente de El Cuyum Andino, empresa familiar que desde junio de 1999 aporta nuevos colores a la geografía de esta zona mendocina: el negro y el colorado, típicos de la raza Angus.

En la actualidad, El Cuyum Andino exporta carne con la marca Los Cardos a España, Inglaterra e Italia, merced a un cupo de Cuota Hilton obtenido en 2002 y confirmado recientemente para el ciclo de venta 2003/2004. Además, destina los cuartos delanteros a Chile, país momentáneamente cerrado para los cortes argentinos por el último foco de aftosa registrado en Salta.

Para el mercado interno, envía a faena unos 700 novillos por año para abastecer parte de la demanda de Mendoza, una provincia carnedependiente, a la que deben ingresar por año más de 350.000 novillos.

"Cuando nos planteamos la posibilidad de iniciar un emprendimiento ganadero, a mediados de 1999, vimos que San Rafael representaba una opción más que interesante debido al costo que tenían sus tierras en comparación con el resto del país. En esa época, en las mejores zonas de la pampa húmeda la hectárea rondaba los US$ 4000; en Río Cuarto y sus alrededores, US$ 2000, mientras que aquí por algo menos de US$ 1000 se podían conseguir tierras niveladas y con derecho a riego, donde, con un manejo intensivo, se podía llegar a tener 4 o 5 cabezas por hectárea", indicó Lasmartres.

Este ganadero, "fanático de la raza Angus", contó a LA NACION que luego de analizar todas las variables del negocio y ver que los números cerraban optó, junto a su familia, por comenzar a engordar hacienda. Para ello adquirieron cerca de 1000 hectáreas, divididas en cinco fincas, todas ellas con derecho a riego, unas por el río Atuel y las otras por el río Diamante. Vale señalar que estas fincas, antes dedicadas al cultivo de vides y frutales, se encontraban en estado de abandono debido a que por la acción de los temporales de granizo -muy frecuentes en la zona- sus antiguos dueños habían optado por dejar de trabajarlas. "Además de ser una inversión atractiva, vimos que podíamos ayudar a San Rafael al dar trabajo a mucha gente que lo estaba necesitando", indicó el entrevistado.

Crecimiento vertiginoso

Durante los seis meses posteriores a su creación (23 de junio de 1999), El Cuyum Andino registraría una serie de transformaciones que la harían pasar del engorde de hacienda -fin primero de la empresa- a la cría, la recría y la cabaña de Angus puro controlado y puro de pedigree denominada Los Cardos. "Como siempre digo, quienes amamos esta actividad enseguida entramos a inventar o a poner excusas para iniciar nuevas actividades en el campo. Fue así como entendimos que si íbamos a engordar hacienda para su posterior faena debíamos faenar animales de buena calidad, y eso sólo lo lograríamos produciendo nosotros mismos animales con una buena genética", dijo Lasmartres, para agregar que el lote de vacas base para el rodeo general se le compró al grupo Fortabat, en Olavarría. Luego se comenzó a trabajar con toros de pedigree, tanto en vaquillonas con prostaglandina como en vacas a tiempo fijo.

Uno de los objetivos que impulsó la creación de la cabaña de puro controlado fue la posibilidad de brindar genética de

Temas en esta nota