La soja de segunda se expande en el sudeste bonaerense

Rinde de 1000 a 2500 kilos por hectárea

Por
11deOctubrede2003a las07:38

·  En la última campaña se sembraron unas 170.000 hectáreas de la región

·  Los productores la toman como una oportunidad para apuntalar la rentabilidad de sus empresas

El paisaje agrícola del sudeste bonaerense ya no es el mismo que el de hace tres años. Es más, a los productores de esta zona, que siempre les gusta hablar de trigo, ahora también se los escucha comentar maravillas sobre un cultivo que los atrapa y los desvela: la soja.

Cualquiera que recorra esta región durante el verano podrá advertir fácilmente que, cada vez más, su geografía es "invadida" por la oleaginosa, que no deja de crecer en superficie y en ofrecer resultados que permiten esperar un mayor potencial de producción.

La conquista de la soja comenzó como cultivo de primera. Eso bastó para que los productores se entusiasmaran y la observaran como una oportunidad para apuntalar la rentabilidad de sus empresas.

Mientras la oleaginosa se comenzaba a expandir en los campos, en las últimas campañas los empresarios de la región le dieron "otra vuelta" y se lanzaron a apostar por una alternativa que les permite sembrar hasta tres cultivos en dos años: la soja de segunda.

La soja de segunda es hoy la vedette del Sudeste. Y es la responsable de que el paisaje de la zona esté experimentando un importante cambio, tal vez como no se veía en muchos años.

Se trata de una opción que entró fuerte en los planteos en directa y que permite aprovechar más superficie entre la campaña fina y la gruesa. Frente a ella sólo quedan relegados los verdeos de invierno.

Paso a paso

El cultivo de segunda es una experiencia relativamente nueva en esta región. Hasta 1998 se hacía en lotes aislados y sobre una superficie que oscilaba en las 300 hectáreas.

La zona de siembra es amplia. En líneas generales se puede mencionar que abarca los partidos de Balcarce, General Alvarado, General Pueyrredón, Lobería y Tandil.

No obstante, más allá de la diversidad de las regiones, el cultivo logró una mayor presencia en torno de las localidades de Azul, Balcarce, Tandil, y parte de González Chaves y Tres Arroyos.

Según expresó Horacio Sarlangue, técnico del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Balcarce, en la última campaña se habrían sembrado unas 170.000 hectáreas de soja de segunda en todo el Sudeste, con rindes que a cosecha fluctuaron entre los 1200 y los 1700 kilos por hectárea.

La vorágine que genera el crecimiento del cultivo es impresionante. En este sentido, Pablo Calviño, asesor del CREA (Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola) Tandil, remarcó que la superficie se expande entre 3 y 5 veces cada año.

Para el asesor del CREA, hay tres factores que permiten explicar por qué los productores de esta región comenzaron a desarrollar una mayor siembra en las últimas campañas.

"El primero de ellos es que se pudo conocer cómo se define el rendimiento en ambientes tan restringidos por el corto período libre de heladas luego d

Temas en esta nota