La soja llegó a 593 pesos, su máximo precio en el año

El aumento representa una ganancia adicional para el sector de 324 millones de dólares.También significa ingresos extra para el Estado por retenciones.Los analistas pronostican valores sostenidos hasta el año próximo.Creció la intención de siembra del cultivo en el país.

15deOctubrede2003a las08:09

En una carrera ascendente que parece no tener fin, el precio de la soja aumentó ayer otros 23 pesos por tonelada, que se sumaron a los 50 pesos obtenidos la semana pasada en el mercado argentino. En lo que va del mes, la oleaginosa subió unos 27 dólares, lo que representa un ingreso adicional de US$ 324 millones para los productores, que aún atesoran unos 12 millones de toneladas en los silos y las bolsas plásticas en el campo. También representa ingresos extras para el Estado por US$ 43 millones en concepto de retenciones.

Pero hay más. Según los pronósticos de los especialistas las cotizaciones podrían mantenerse en estos niveles hasta mediados del año próximo, cuando las cosechas de Brasil y la Argentina irrumpan en las plazas de granos internacionales. Así lo demuestran las bajas en las cotizaciones futuras de la oleaginosa.

"El mercado está descontando una muy mala cosecha de soja en los Estados Unidos y, en cambio, óptimas condiciones para la campaña sudamericana", expresó el analista de Panagrícola, Ricardo Baccarín, en relación con las estimaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, en sus siglas en inglés) sobre una caída de 13 millones de toneladas en la cosecha de ese país, con lo que se transformaría en la peor campaña de los últimos 10 años. En mayo último se estimaba una recolección total récord en EE.UU. de unos 82 millones de toneladas y, actualmente, se habla de un resultado cercano a los 67 millones de toneladas.

El fracaso parcial de la campaña norteamericana provocó un incremento anteayer en Chicago -principal plaza de referencia para los commodities agrícolas- de 7 dólares por tonelada, que empujó ayer las cotizaciones en el mercado local, luego del feriado del lunes. En números redondos, la soja pasó de 570 pesos el viernes pasado, a 593 pesos (más información en la Pág. 7).

Otra de las razones del incremento, opinó el gerente comercial de Granar SA, Javier Bujan, es "la restringida oferta de soja y la urgencia de las empresas exportadoras por cubrir compromisos externos". En la Bolsa de Comercio de Rosario -donde se comercializa el mayor volumen de soja del país- hubo ayer muchas discusiones para acordar un precio para la oleaginosa. Los oferentes pedían 600 pesos, pero finalmente se llegó a los 593 pesos.

Número mágico

"Creo que con un dólar tranquilo, sumado a que los productores ya hicieron las inversiones de implantación, no hay urgencia por vender; además, los agricultores se están cubriendo con las ventas de trigo, que se empezó a cosechar en el Norte", dijo Bujan. "En este contexto, creo que el número mágico para que salgan a vender es 600", agregó. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires pronosticó que la superficie dedicada a la soja en la Argentina crecería un 6,2 por ciento, lo que representa unas 800.000 hectáreas más que el año anterior. "La soja era negocio con un precio de 140 dólares y, en estos momentos, estamos en 206 dólares con el efecto de las retenciones del 23% incluidas", señaló Baccarín. "Lo que el Gobierno te quita, el mercado te lo da", añadió el analista de Panagrícola.

Para sembrar una hectárea de esta oleaginosa -el principal cultivo del país- los agricultores invierten entre 110 y 120 dólares, con un resultado de alrededor de 2,6 toneladas de soja por hectárea.

"En este caso recomendaría a los productores, dentro de un esquema conservador, empezar la siembra de sus campos con un 33% de su grano vendido a estos precios -con cobertura en los mercados de futuros- y luego comercializar otra tercera parte en el momento de la cosecha", sugirió Baccarín.

Temas en esta nota