La descentralización sería el objetivo de las nuevas autoridades del SENASA.

En un extenso documento, la nueva dirigencia desarrolla una minuciosa argumentación de los beneficios que conllevaría reestructurar el organismo regidos por ese criterio.

Por
16deOctubrede2003a las08:39

En un extenso documento, la nueva dirigencia desarrolla una minuciosa argumentación de los beneficios que conllevaría reestructurar el organismo regidos por ese criterio. Los puntos principales refieren a un trabajo conjunto con las provincias mediante las COPROSAS y a la capacitación permanente del personal como forma de acercar el organismo a los intereses de la comunidad.

En un documento elaborado en el mes de agosto, las nuevas autoridades del Senasa delinearon una serie de puntos sobre los cuales se buscará trabajar para arribar a la reestructuración del organismo con el objetivo de “garantizar la sanidad y calidad agroalimentaria, para beneficio de los productores y consumidores del país y de los mercados externos”.

Bajo el título “Propuestas para un Senasa Garante y Comprometido”, el equipo redactor –se aclara: profesionales de trayectoria en el organismo que accedieran a su cargo mediante concurso público- resalta en primer término que los roles de policía sanitaria, fiscalización, programación y legislación, se realizarán “en consonancia con las Autoridades de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, de acuerdo por su dependencia estructural y, además, porque es quien debe establecer las políticas del sector, eliminando los factores de distorsión que dan origen a los procesos de corrupción”.

Una vez cumplidas las formalidades protocolares, el documento apunta a lo que muchos vienen pidiendo –especialmente entidades de productores: la descentralización del organismo.

De tal modo, el texto reza que la capacidad estratégica del Senasa estará dirigida a trabajar con las autoridades sanitarias provinciales a través de las Comisiones de Sanidad Animal (COPROSAS), ámbito en el cual se analiza y aprueba la implementación de normas sanitarias nacionales dirigidas a los establecimientos agropecuarios. Pero haciéndolo extensivo, además, a los establecimientos industriales que producen, procesan, elaboran, transportan o almacenan productos y/o subproductos, animales o vegetales, como así también en la línea de productos terapéuticos o suplementos alimenticios utilizados en producción animal.

Luego de poner énfasis en el tinte centralizador de la administración pasada, los redactores recalcan que “la descentralización, desde el punto de vista sanitario significa poner la toma de decisiones en el nivel regional y local donde los hechos sanitarios ocurren, donde la información es generada y donde se tiene la mayor capacidad de reaccionar con efectividad”.

Asimismo se destaca que “desde el punto de vista del apoyo a los usuarios, productores e industriales” se trata de acercar el Estado a las economías regionales sin que eso signifique que cada región o unidad local “opere independientemente de los niveles centrales “sino que simplemente tengan un mayor grado de autonomía en las decisiones y operaciones con la finalidad de alcanzar mejores resultados en menos tiempo”.

El sentido del término “descentralización” que se aplica en el documento queda explicado al señalar que “no supone la autonomía total de la unidad descentralizada” sino que conlleva la centralización de algunas funciones tales como: normatización, coordinación y control de gestión de las distintas unidades regionales y locales.

También

Temas en esta nota

    Load More