Subiría hasta 7% la siembra de soja

Para la campaña 2003/2004, el complejo oleaginoso incrementará la superficie sembrada alrededor de un dos por ciento en relación con el año agrícola anterior.

17deOctubrede2003a las08:05

Para la campaña 2003/2004, el complejo oleaginoso incrementará la superficie sembrada alrededor de un dos por ciento en relación con el año agrícola anterior.

Dentro de ellos, la soja llegaría a concretar la mayor superficie sembrada de la historia en el país, según los cálculos difundidos esta semana por la Secretaría de Agricultura de la Nación (Sagpya).

Las primeras estimaciones de cobertura indican un incremento importante del área, que se ubicaría en una cifra que oscila entre el dos y el siete por ciento en relación con la anterior campaña.

“Esto nos indica que la superficie a sembrar estaría entre 13 millones y 13,5 millones de hectáreas”, especifica la información. En 2002, el área sembrada llegó a 12,6 millones de hectáreas.

Para la concreción de esta expectativa, el productor se basará en la buena ecuación económica que presenta el cultivo y en los rendimientos logrados en la campaña anterior. Las cifras finales dependerán de las contingencias climáticas que se verifiquen durante el período de implantación, que aún no ha comenzado en las grandes zonas productoras.

Girasol en baja

El girasol es el cultivo de cosecha gruesa que presenta el mayor retroceso relativo en relación con la campaña 2002/2003, ya que la disminución prevista está alrededor del siete por ciento, lo que arrojaría un área de 2,21 millones de hectáreas.

Para la confirmación de esta intención de siembra deberá seguirse la evolución climática futura, sobre todo en las provincias de Buenos Aires y Córdoba –donde recién ha comenzado la cobertura–, ya que ambas representan casi el 50 por ciento del área total y cualquier variación tiene incidencia sobre el valor final, se aclaró.

No obstante, debido a la plasticidad del cultivo en lo referido a su época de siembra, que puede extenderse hasta fines de noviembre en la zona del sudeste bonaerense, se puede diferir la siembra para eludir las adversas condiciones climáticas que se verifican en la actualidad.

Mejor el maíz

Distinta es la tendencia que se verifica para el maíz. En este caso se prevé un incremento del área a implantar que se ubica en 1,9 por ciento por encima de la anterior campaña, o sea que la superficie estaría cercana a 3.150.000 hectáreas (grano y forraje).

El informe de Agricultura señala que este cultivo presenta algunos problemas para concretar su implantación, debido a la falta de humedad que se está registrando, sobre todo en el noroeste de Buenos Aires, en el norte de la provincia de La Pampa y en vastas zonas de Córdoba. También, algunos milímetros adicionales requieren las regiones del centro sur de Santa Fe para completar las siembras.

También destaca que en estas zonas se está llegando a las fechas topes para sembrar, que de sobrepasarse debido a las condiciones climáticas, impedirían la cobertura estimada para este cereal.

Debido a los problemas ocasionados por la falta de precipitaciones, el trigo tendrá un área cubierta de 6 millones de hectáreas. Gran parte de la superficie que no se implantó con este cultivo se dedicará, casi seguramente, a soja de primera implantación.

Trigo, complicado

En plena evolución, la situación del cultivo no es la ideal en el occidente de la región triguera. La falta de humedad complica el desarrollo vegetativo y aún en el caso de los trigos tempranos, compromete seriamente el comienzo de la fase reproductiva.

La renovación de agua en el perfil del suelo ocurrida en la última semana, en porciones del nordeste, sudoeste y sur de Buenos Aires ha aliviado la situación; no obstante hay casos –que se están evaluando– en que se ha afectado en forma irreversible la productividad inicialmen

Temas en esta nota