Trigos tardíos, los más afectados

Luego de las lluvias ocurridas durante la semana pasada, y que sólo llegaron a beneficiar una parte de la Región Pampeana, se instaló en la zona central del país un sistema de alta presión que alejó todo posibilidad de nuevas precipitaciones.

17deOctubrede2003a las08:09

Luego de las lluvias ocurridas durante la semana pasada, y que sólo llegaron a beneficiar una parte de la Región Pampeana, se instaló en la zona central del país un sistema de alta presión que alejó todo posibilidad de nuevas precipitaciones.

Con el paso de los días, la temperatura fue es ascenso paulatino, con registros superiores a los 30°C al promediar la presente semana. El fenómeno estuvo acompañado por muy baja presión ambiental.

Entre el martes 7 y el día de ayer, sólo se registraron aportes del orden de entre 30 y 50 milímetros sobre la ciudad de Santa Fe. En el resto de la región, la lluvia fue prácticamente nula.

Las producciones de grano fino en marcha, y las de cultivo de verano que se venían instalando, y que fueron beneficiadas con las precipitaciones de la semana anterior, han repuntado. Pero, lamentablemente, buena parte de ese aporte fue rápidamente consumido por el incesante viento que fue una constante en la región.

En la provincia

Traslasierra. Se agrava el escenario por la persistente sequía. La baja humedad ambiental y los fuertes y persistentes vientos han favorecido el recrudecimiento de incendios de campos naturales. La disponibilidad de forraje en diferido es muy pobre y en verde, nula.

Cruz del Eje. Rápidamente se consumió la poco cantidad de agua que habían aportado las últimas lluvias. En ese escenario no hay mayores avances esperables en las producciones de la región. Los olivos siguen en floración, prosigue la cosecha de cebolla, y se posterga la siembra del algodón.

Norte. Luego de las lluvias de la semana anterior, se pudo apreciar alguna ligera mejoría en los trigales ubicados en sectores donde los aportes fueron relevantes: Gutenberg y Rayo Cortado, entre otros). Ya hay lotes que se encuentran en formación de grano. Pero el panorama general para el cereal llega a ser sólo regular. Buena parte de la superficie implantada está muy castigada por falta de lluvias. Tampoco se pudo avanzar con la siembra de grano grueso. La disponibilidad de forraje es mínima.

Centro y este. A la falta de lluvias, que aporten agua a los cultivos en marcha y a los suelos que esperan ser sembrados con granos de verano, se le sumó la ocurrencia perjudicial de una helada, que el día sábado afectó a buena parte del área. El fenómeno alcanzó para generar bastante daños a nivel de lotes de maíz y de trigo. En el cultivo grueso, buena parte de lotes emergidos fueron quemados por las bajas temperaturas. De todos modos, podrán rebrotar con mínimas pérdidas en los futuros rinde. En trigo, se pueden esperar mayores afectaciones en lotes en floración, pero los mayores perjuicios lo está generando la falta de agua por la prolongada ausencia de lluvias.

Villa María. La semana anterior cayeron entre 20 y 40 milímetros, pero en la presente el aporte fue nulo. El estado del trigo ofrece una marcada variabilidad espacial y temporal pero, en general, las expectativas son pobres. Las variedades de ciclo largo, de siembra temprana, son las que se encuentran en mejores condiciones: podrían rendir 18 quintales. Los más tardíos, en cambio, muestran las peores condiciones: no aportarían más de entre siete y ocho quintales.

Río Cuarto, Bengolea y Ucacha. El panorama es muy variable, según los milimetrajes de lluvia recibidos la semana anterior. En General Cabrera, el escenario actual es muy complicado, la disponibilidad hídrica de los suelos está agotada. La siembra del maíz alcanza sólo al 10 por ciento de la superficie proyectada. En el sur, el aporte de agua resulta totalmente insignificante.


Informe elaborado por el Inta Castelar en colaboración con la

Temas en esta nota