Liniers: un caso exitoso de trazabilidad por lote

Posee un sistema informatizado que trabaja en tiempo real.Permite seguir una tropa desde que entra hasta que sale despachada para faena. Infochacra visitó el mercado y su centro de cómputos.

17deOctubrede2003a las08:56

Esta semana Infochacra visitó el Mercado de Liniers para interiorizarse de cómo funciona el sistema informático que permite seguir la evolución de un lote de animales desde que arriba al mercado hasta que se embarca en el camión rumbo al frigorífico.

La primera señal de que el sistema de informatización funciona bien es que tanto usuarios como público en general tienen a su disposición, en tiempo real, la información sobre las ventas en el mercado, de la forma que quieran: consultando por remitente, por consignatario, por categoría, por CUIT, etcétera.

La segunda proviene de los mismos involucrados en cuestiones de fiscalización, tanto sanitaria como comercial, que reconocen el valor del sistema implementado. Por ejemplo, recientemente visitó el mercado el ministro de Asuntos Agrarios y Producción bonaerense, Rafael Magnanini, que persigue el objetivo de informatizar la cadena de ganados y carnes en el ámbito provincial, y que estudia tomar como modelo el sistema del mercado concentrador. “Con toda la información on line se podría saber, por ejemplo, que en un municipio dado se acaba de despachar una guía para enviar hacienda al mercado de Liniers, lo cual facilitaría enormemente el control”, se entusiasman en el entorno del ministro.

Pero el mejor ejemplo lo pone el propio Roberto Arancedo, presidente de Mercado de Liniers SA. “En una ocasión, un productor de Rivadavia, cerca de General Villegas, nos avisa que le acaban de robar tres jaulas de hacienda, dos que iban a Liniers y otra que iba para el frigorífico Y (nombre de fantasía que usamos para relatar la anécdota). Obviamente, habían fraguado las guías y la hacienda aparecía como que era de un falso productor de Córdoba. Pero cuando nos avisa, la hacienda ya había sido rematada y despachada para el frigorífico”.

“Gracias al archivo de marcas que tenemos y el sistema de registro de los documentos pudimos determinar quién había comprado la hacienda y hasta en qué camiones viajaba. Conclusión: el productor pudo recuperar el dinero de las dos jaulas que vinieron a Liniers, no así de la que fue al frigorífico en cuestión; cuando la policía llegó allí, ni los cueros estaban”, finalizó.

Identificación por lote.

El sistema del mercado se basa en el seguimiento de las tropas, tal como arriban. Al ingreso, se genera un documento interno llamado Boletín de Entrada, donde se vuelcan todos los datos de la hacienda, del remitente, transportista y consignatario, al cual luego se le agrega el del comprador, destino y nuevamente el transportista. Incluye un dibujo de la marca, para lo cual hay un archivo digitalizado que incluye 38.000 registros.

A la hora de rastrear la información sobre un lote de animales, el Boletín de Entrada permite unir la información de salida con la de ingreso, la clave para poder hacer rastreabilidad.

Durante la visita, Infochacra solicitó ver guías, DTA (documento de tránsito animal), los boletines, registros de marcas, etcétera, y cruzar todo esto entre sí, con resultados positivos. “Acá han estado los inspectores de la Unión Europea y han quedado plenamente satisfechos con el funcionamiento del sistema”, dijo el presidente de la empresa. “Fue durante el lapso en que el país estuvo libre de aftosa sin vacunación y solicitábamos la habilitación de Liniers para rematar con destino a exportación”, precisó.

¿Cuál es la conclusión que deja el sistema implementado en el mercado? En un momento en el que se está discutiendo la identificación individual como base para un sistema de trazabilidad -posición que tiene numerosos adeptos- el sistema de Liniers probaría que basta un buen sistema de registro basa

Temas en esta nota