Esperando nuevas lluvias.

Luego de las lluvias del martes 7 y miércoles 8 de octubre, que dejaron milimetrajes muy dispares en la región pampeana, no se volvieron a producir precipitaciones significativas durante una semana. Las reservas recargadas por estos registros se vieron disminuidas rápidamente, dadas las condiciones que reinaron desde el fin de semana “largo”.

17deOctubrede2003a las10:03

Luego de las lluvias del martes 7 y miércoles 8 de octubre, que dejaron milimetrajes muy dispares en la región pampeana, no se volvieron a producir precipitaciones significativas durante una semana. Las reservas recargadas por estos registros se vieron disminuidas rápidamente, dadas las condiciones que reinaron desde el fin de semana “largo”.

Efectivamente, desde el viernes 10 la región pampeana y el norte del país se ven influenciados por la presencia de altas presiones, que generan condiciones de tiempo bueno, mayormente despejado, con viento del norte o noreste, cálido y algo seco. Todos estos factores, sumados a la importante insolación de octubre en el centro y norte del país, favorecen la pérdida de humedad desde el suelo y un alto consumo hídrico de las plantas.

Entrando en el semestre cálido (octubre a marzo), una semana sin lluvias y con estas condiciones de tiempo generan un importante desecamiento que hace imperiosa la necesidad de nuevas precipitaciones para recargar el perfil. En especial para el trigo, entramos ya en una etapa de gran demanda hídrica, que hace crítica la disponibilidad de humedad en el suelo.

Desde este punto de vista, la provincia de Santa Fe está en muy buenas condiciones, al igual que Entre Ríos: existen algunas áreas deficitarias pero, en comparación con la situación que se vive más al oeste, es alentador ver que en Santa Fe predominan las zonas con reservas adecuadas para el trigo.

Al momento de escribir este artículo (jueves 16/10) los pronósticos indicaban alguna probabilidad de lluvias débiles y en algunos casos moderadas para la provincia de Santa Fe, en especial para el sur de la misma. La figura muestra la lluvia necesaria para mantener (o alcanzar) niveles adecuados de reserva para el trigo en la provincia. Debido a que los sistemas meteorológicos que favorecen la precipitación están pasando sobre la región pampeana cada 6 – 7 días, si no llega a llover en esta oportunidad, habría que esperar una nueva semana de buen tiempo y fuerte desecamiento, lo cual ya sería algo preocupante.

 

El mapa de la figura muestra a escala regional un aumento de las necesidades hídricas que aumenta del este hacia el oeste, agravándose sensiblemente hacia Córdoba. En el último periodo las lluvias fueron más importantes sobre el centro – este de la provincia y menores hacia el norte y hacia el sur. Así, sobre el área cercana a Santa Fe – Paraná se observa una menor necesidad de recarga: allí las condiciones seguirían siendo muy buenas aún con unos escasas 5 – 10 milímetros.

Hacia el departamento de General López las precipitaciones necesarias para revertir el déficit moderado actual aumentan, llegando a 30 – 40 milímetros. Lo mismo sucede hacia el noroeste de la provincia, sobre el departamento 9 de Julio. En este último caso las probabilidades de obtener las lluvias necesarias en estos días son menores que las que tendría el sur de la provincia.

En resumen, las precipitaciones se están registrando con un espaciamiento temporal mayor que el deseable para el semestre cálido: si entre una lluvia y otra pasa una semana, con condiciones por demás favorables para la pérdida de humedad edáfica, basta

Temas en esta nota