Duplicar las exportaciones

El gerente general del nuevo ente, Francisco Pertierra Cánepa, le explicó a Clarín los objetivos de la gestión que acaba de iniciar.

18deOctubrede2003a las08:38

Sergio Persoglia
spersoglia@clarin.com 

Francisco Pertierra Cánepa asumió la semana pasada como el máximo ejecutivo del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina. Será su gerente general y el encargado de gestionar los aportes obligatorios de los productores y frigoríficos para su funcionamiento, que en conjunto se ubicarán en torno a los $ 2 por animal faenado (aunque la producción pagará la mayor parte). En una entrevista exclusiva con Clarín, explicó qué hará al frente del ente, que se creó por ley en el año 2001 y que recién ahora comienza a andar.

¿Cuáles son las líneas estratégicas sobre las cuales trabajará?

— Nadie que trabaje en el tema carnes puede descubrir América. Basta con mirar en el mundo...lo que se está haciendo en Australia, en Irlanda, en Canadá, donde hay institutos muy importantes para la venta de productos. También lo que hacen Uruguay, Brasil o Chile.

Por ejemplo...

— Uno no se imaginaría que el tipo de ganado que se cría en Brasil podría ser algo atractivo. Sin embargo, los brasileños son una máquina y se convertirán, probablemente en 2 años, en los primeros exportadores mundiales de carne. En lo que va del año, ya vendieron más de 800.000 toneladas y le está embarcando a muchos ex clientes nuestros. Y nosotros, que antes de la Segunda Guerra Mundial estábamos primeros en el ránking, venimos con indicadores de caída monstruosos. Si frenamos eso, el sólo crecimiento demográfico provocará un aumento del consumo interno. Pensar en la Argentina duplicando sus exportaciones de carne de res con hueso no es una locura: es lo que hicimos hace bastante poco.

¿ Cuál es su plan?

— Tenemos que desarrollar una fuerte actividad a nivel nacional para frenar la caída de los indicadores de la carne. Todos van para atrás. Por decir una cosa simple, el stock hoy debe estar en 47 millones de cabezas, asumiendo que los números no son totalmente claros. Y, en el año 56, se consumían 100 kilos de carne por habitante por año y hoy se consumen menos de 60.

¿Cómo se revierte eso?

— Tenemos 21 millones de vacas y hay que tratar de que ese número no caiga. Las vacas hoy están marginalizadas y con índices de producción bajísimos. Allí el Instituto tendrá que desarrollar una capacitación muy fuerte para que la producción sea más eficiente, suban los índices de preñez, de destete, de parición. Otro tema es el peso de faena.

¿Cuál es el problema allí?

— Estamos cada vez más abajo, produciendo muy liviano. Esto lleva a que sea muy complejo y muy ineficiente el proceso industrial. Y de alto costo. También está la cuestión del doble standart sanitario, uno de las más graves que hay. No podemos tener uno para la exportación y otro para adentro.

¿Cómo impacta la evasión?

— Un tema muy fuerte es el fiscal e impositivo. Ahí está la cuestión de la evasión. Se necesita una fuerte decisión política para corregirla. Pero excede mis funciones. Yo no quiero hacer política.

En el frente externo, ¿qué planes tiene en mente?

— Tenemos que consolidar los mercados en los cuales estamos y será fundamental desarrollar nuevos. La exportación representa para la Argentina sólo el 15 por ciento de la faena, que hoy está, más o menos, en 11,5 millones de cabezas. Pero significa mucho valor. Por eso hay que trabajarlo.

¿De qué forma?

— Históricamente, los mercados más importantes para Argentina son Alemania e Inglaterra, que llevan los cortes Hilton, que son los más caros. Tenemos un cupo

Temas en esta nota