Lavagna se reúne con el G 7

Dialogará sobre la renegociación de la deuda y de las tarifas

23deOctubrede2003a las08:28

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, buscará avanzar en la renegociación de la deuda soberana y de los contratos con las empresas de servicios privatizados con los ministros de los países más ricos del mundo en una cumbre que se desarrollará este fin de semana en Morelia, México.

Lavagna intentará sumar a sus pares de Finanzas del Grupo de los Siete (G 7) en su cruzada por lograr una sustancial quita por parte de los acreedores privados, en paralelo con los contactos que los secretarios Leonardo Madcur y Guillermo Nielsen mantienen desde anteayer en Japón y Europa, respectivamente.

Altas fuentes del Palacio de Hacienda indicaron anoche a LA NACION que Lavagna hará contactos bilaterales con los ministros del G 7, integrado por los gobiernos de los Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Canadá, Japón y Gran Bretaña.

La intención del ministro es explicar en detalle la propuesta formulada en Dubai, que provocó un fuerte rechazo entre los tenedores de bonos y que requeriría del empuje de los principales gobiernos del mundo para no naufragar. Las reuniones se desarrollarán en el contexto de la cumbre del Grupo de los 20, que reúne al G 7 y a 13 países en desarrollo, para discutir cuestiones relacionadas con las crisis financieras y la renegociación de las deudas soberanas.

El ministro, que permanecerá en México entre pasado mañana y el lunes, partirá luego de los convulsionados rounds entre el Gobierno y las empresas privatizadas por la renegociación de los contratos de los servicios públicos. En forma explícita, Lavagna se ha mantenido al margen del conflicto para no alterar las relaciones con el G 7 cuando tanto la reestructuración de la deuda como el cambio de los contratos apenas comienza.

A su regreso, esperará el resultado final de la gira de Nielsen y Madcur mientras organiza las entrevistas con los acreedores locales.

Sin grupo consultivo

A diferencia de la estrategia que persiguen en el exterior, la intención del equipo económico es realizar en la Argentina una serie de encuentros y no una "mega reunión" con un sólo grupo consultivo, para evitar problemas de representatividad entre los diferentes núcleos de acreedores y eludir cualquier gesto de politización.

En este sentido, el ex secretario de Finanzas Daniel Marx consideró que sería lógica la integración de un grupo local, debido a que los argentinos tienen en sus manos el 40% de la deuda que ingresará en el canje que prepara el Gobierno.

Al disertar en la última jornada de un encuentro organizado por la Universidad Austral sobre la deuda pública, Marx opinó que el atraso en la negociación provocará dudas respecto de la fecha de corte de los bonos que ingresarán en la reestructuración. Si bien el Gobierno aclaró que el canje abarcará los títulos emitidos hasta el default declarado a fines de 2001, el experimentado negociador de las décadas del 80 y del 90 indicó que cuanto más se demore la discusión más incentivos habrá para incorporar a la nueva deuda emitida a partir de 2002.

En la misma sintonía, Marx sostuvo que el mensaje del Gobierno, al no incorporar el pago de intereses a la reestructuración, es expresarles a los acreedores que "si no arreglan, van a perder más".

Sin querer emitir juicios tajantes sobre la propuesta formulada en Dubai, el ex funcionario de los gobiernos de Alfonsín, Menem y De la Rúa dio a conocer su punto de vista sobre los riesgos del plan oficial. Entre otros, destacó que si bien el actual contexto internacional es favorable para negociar -por la baja del riesgo en los mercados emergentes- si el Gobierno se demora, podría sufrir un aumento de la volatilidad.

Además, advirtió que la postergación de las negociaciones podría llevar a bloquear pagos del país. Al respecto, explicó que la justicia de Bélgica -donde funciona la cámara compensadora Euroclear- p

Temas en esta nota

    Load More