Después de la crisis, los bancos pierden cada vez menos dinero

Las pérdidas de todo el sistema se redujeron el 17,4 por ciento entre julio y agosto.Una de las razones de la mejoría es que pagan mucho menos por los depósitos.Los privados de capital nacional y las entidades no bancarias ya ganan dinero.

27deOctubrede2003a las08:25

Luego de casi dos años de crisis aguda, lenta aunque progresivamente (lo que permitiría hablar de una tendencia) los bancos que operan en la Argentina comienzan a mejorar sus resultados, aunque en no pocos casos los números aún se muestran en rojo.

El último informe sobre las entidades financieras que publicó el Banco Central (BCRA), y que permite una radiografía del estado de las cuentas a dos meses vista, permite comprobar que las pérdidas para el sistema en su conjunto de redujeron de 270,4 millones de pesos a 223,4 millones, es decir, el 17,4 por ciento, entre julio y agosto últimos.

La mejora tiene que ver con un mayor reporte de ingresos por intereses y otros cargos financieros, un dato que permitiría inferir que el negocio de intermediación de dinero dejó de caer y ensaya una leve recuperación.

De hecho, mientras el sistema había logrado ingresos por 534 millones de pesos por este rubro durante julio, en la misma cuenta el resultado de agosto sube hasta los 848 millones, en tanto que los ingresos por servicios (básicamente, comisiones) se mantuvieron estables en torno de los 300 millones de pesos durante ambos meses.

Los resultados parecen corroborar un pronóstico que el titular del BCRA, Alfonso Prat-Gay, hizo hace poco más de un mes, contrariando las especulaciones de algunos analistas privados. Fue cuando en un almuerzo ante empresarios cristianos vaticinó que el sistema terminaría el año en situación de empate, "lejos de las pérdidas catastróficas que muchos se encargaron de pronosticar".

Sobre ese mismo concepto volvió semanas más tarde, cuando le tocó exponer en Dubai, en una de las reuniones paralelas que se desarrollaron durante la última Asamblea Anual del FMI.

A la progresiva mejora que exhiben los resultados aportó mucho el proceso de fuerte baja de tasas de interés pasivas, es decir, las que los bancos pagan a los depositantes por el dinero que captan.

Quién es quién

Cabe recordar que durante la primera parte del año pagaban rendimientos que orillaban el 20 por ciento anual, pero en agosto los rendimientos fueron inferiores al 6 por ciento anual promedio, lo que ayudó a que las entidades pudieran calzar el rendimiento de sus activos -principalmente los títulos públicos que tienen en cartera y les rinden del 2 al 4 por ciento anual, más el ajuste de capital por CER- con el de sus pasivos, que son depósitos a tasa libre.

Una mirada más cuidadosa sobre los distintos tipos de entidades que operan en el mercado permite concluir que sobrellevan mejor la situación las entidades que en los últimos meses se mostraron más activas a la hora de buscar nuevos negocios.

Los bancos privados de capital nacional y las entidades no bancarias (financieras y cajas de crédito) se ubican entre los que ya logran ganancias. En el primer caso, mientras en julio lograron un balance favorable en 62,2 millones de pesos, en agosto los beneficios se redujeron hasta los $ 27,3 millones, pero el resultado siguió siendo superavitario. Entre las financieras, la evolución fue similar: los 26,9 millones de pesos de ganancias reportados en julio cayeron hasta los $ 14,2 millones en agosto.

A este grupo de "exitosos" en el contexto actual se sumaron en agosto los bancos públicos, que tras perder en conjunto $ 292,5 millones en julio lograron ganar $ 7,6 millones en agosto, pese a que cargan con el peso de haber sido las entidades que más depósitos ganaron tras la crisis, lo que en la situación actual supone una carga, dado que crece hasta niveles no siempre convenientes la cuenta de pago de intereses.

Los que siguen registrando quebrantos son los bancos extranjeros, aunque el

Temas en esta nota