Se prevén pérdidas en la cosecha 04 de maíz

El lucro cesante ya alcanzaría a 150 millones de dólares

Por
29deOctubrede2003a las08:36

Por Alejandro Ramírez
columnista de Ámbito Financiero


Con el paso de los días calurosos y sin lluvias abundantes, el área que se sembraría con maíz continúa disminuyendo aceleradamente. Hasta el momento solamente se ha sembrado 44% de la cantidad de hectáreas previstas, contra 52% que se había sembrado en la misma época del año pasado.

Esto demuestra un importante retraso en las labores de implantación del maíz. Pero, a pesar de los retrasos, ya se puede aseverar al día de la fecha que el área dedicada al maíz disminuye 10%, esperándose que se siembren 2.752.000 hectáreas.

• Ciclo

Recordemos que en el ciclo anterior se habían sembrado 3.058.000 hectáreas. De cumplirse con estos guarismos de siembra y con la posibilidad de que el tiempo mejore y comience a llover, se puede estimar la cosecha en 13.325.000 toneladas de maíz. Con estas cifras, la cosecha de maíz 2003/''04 pasaría a ser la peor cosecha de los últimos 8 años, quedando muy lejos del promedio de producción del mencionado período que fue de 15.800.000 toneladas.

De esta forma, podríamos decir que los productores maiceros argentinos dejarían de recibir más de 150 millones de dólares de ingresos por ventas de maíz. Y lamentablemente el tiempo pasa sin lluvias apropiadas y se pasa el tiempo que tienen las semillas para ser sembradas. Ya existen zonas donde no se puede cultivar maíz, generalizándose la devolución de las semillas, ya sea para ser cambiadas por otras de girasol -si todavía les queda tiempo- o directamente por soja. «La tierra es como una tabla. No se puede pasar ninguna máquina...», comentaba amargado un productor del sudoeste de la provincia de Buenos Aires. Y recorriendo las principales zonas productoras de maíz, nos encontramos que los comentarios se repiten, notándose el desanimo de los chacareros que ven que los días pasan, las lluvias no llegan, y que de continuar el tiempo así, no van a poder sembrar el área prevista de acuerdo con las expectativas primarias que tenían. Pero muchos se están arriesgando y siembran con seca.

Con apenas un poco de humedad en el perfil de la tierra, muchos productores intentan sembrar el maíz a la espera de una lluvia salvadora que haga nacer las semillas. Esto está ocasionando grandes voladuras de campos, ya que al realizarse los trabajos culturales sin humedad, la tierra suele volar con mucha facilidad. Por suerte hasta el momento, no han aparecido plagas de importancia, que afecten a los «pocos» cultivos que se encuentran evolucionando normalmente. A partir de ahora, habrá que ir monitoreando día a día y zona por zona las posibilidades de precipitaciones concretas que vayan ocurriendo, de esto dependerá las cifras finales de producción del corriente ciclo. Pero lamentablemente, los pronósticos están indicando que el mes de noviembre y los primeros días de diciembre serán mucho más secos y con temperaturas más altas que lo normal para esta época del año. Y si esto ocurriera en vísperas de la floración del maíz, la situación se agravaría notablemente y las cifras de producción deberán ser ajustadas hacia debajo de forma violenta. Queda esperar que los mercados mundiales tomen nota de los inconvenientes que está viviendo nuestro país en relación con la falta de precipitaciones y con las posibilidades de menores cosechas, porque por ahora, parece que solamente importa la cosecha de maíz norteamericana, como influencia directa y exclusiva en los precios.

Temas en esta nota