Carnes: el objetivo es Chile

La Sociedad Rural Argentina mantiene un profundo interés por el comportamiento de los mercados. Por eso es que, a raíz del cierre de los mercados complementarios de la Unión Europea, como es el caso de Chile, ha expuesto su gran preocupación al respecto.

Por
03deNoviembrede2003a las08:41

La Sociedad Rural Argentina mantiene un profundo interés por el comportamiento de los mercados. Por eso es que, a raíz del cierre de los mercados complementarios de la Unión Europea, como es el caso de Chile, ha expuesto su gran preocupación al respecto.

Inmediatamente después del cierre, tomamos participación activa a través de reuniones con representantes del país vecino en las que encontró una predisposición favorable a atender el problema.

Al no tener, hasta el momento, información certera de que esta situación se vaya a revertir en el breve plazo, la preocupación radica en sus consecuencias: en la posibilidad de que ocurra una baja en los mercados y el consecuente perjuicio para los productores del sector.

En primer lugar, se trata del principal mercado complementario de la Argentina y las cifras así lo demuestran. Antes del primer cierre, la Argentina acumulaba 70 por ciento de las compras externas cárnicas de Chile, que importa 110 mil toneladas de carne por año. Tras la apertura, ese porcentaje se redujo a la mitad, producto del ingreso al mercado de exportadores como Brasil, Uruguay y Paraguay.

La de atender a las exigencias presentadas por Chile no es una decisión azarosa ni improvisada. Responde a ciertas condiciones de ese país que hacen necesario articular un modelo distinto, capaz de adaptarse a las particularidades del mismo.

• Esfuerzo

Otro factor clave para entender la diferencia es el hecho de que Chile es el único país de América del Sur libre de fiebre aftosa. Esta condición torna entendibles y lógicos los esfuerzos realizados por ese país para mantenerla.

Desde la óptica chilena los recaudos responden a la necesidad de conservar la posibilidad de permanecer en mercados externos de aves y porcinos, en Japón, México y EE.UU.

La alta valorización y el lugar de privilegio que las carnes nacionales ocupan en el mercado chileno obligan a la Argentina a poner en marcha una estrategia permanente para la reconquista de los segmentos perdidos.

Es necesario que las autoridades sanitarias de Chile vean el esfuerzo realizado en la zona por las autoridades argentinas y concluyan en la evaluación juntamente para una reapertura inmediata.

Temas en esta nota