Al menos cuatro días sin lluvia

Las precipitaciones que se dieron del jueves para el viernes (lluvias del 30/10) dejaron como saldo milimetrajes importantes sólo en puntos aislados dentro de la región pampeana, por lo tanto no sirvieron para modificar la situación general en los sectores en condiciones de sequía.

Por
03deNoviembrede2003a las16:57

Las precipitaciones que se dieron del jueves para el viernes (lluvias del 30/10) dejaron como saldo milimetrajes importantes sólo en puntos aislados dentro de la región pampeana, por lo tanto no sirvieron para modificar la situación general en los sectores en condiciones de sequía. Incluso las áreas que contaban con mejores condiciones de humedad comienzan actualmente a sufrir el efecto del aumento de la radiación, normal para la época, y consecuentemente de la evapotranspiración.

La actual configuración de reservas pone en evidencia el avance de la zona de sequía y, en base al panorama de precipitaciones que hemos descrito, la siembra de maíz estaría cerrada en los lotes sin riego de la zona núcleo. De este modo la mayoría de los productores dentro de las zonas deficitarias de humedad, aguardan las próximas precipitaciones pensando ya en la siembra de soja.

La distribución de humedad en el suelo en las seis provincias pampeanas al 03/11/03 es la que se muestra en la figura. Este mapa se ha realizado simulando sobre el terreno una pradera permanente, cuyo requerimiento hídrico puede diferir bastante del de un cultivo determinado.

Comienza a definirse la circulación del verano sobre la región pampeana. Debemos entender bajo este concepto, que los sistemas frontales que proyectan hacia el norte la influencia de las masas de aire frío, encuentran dificultades en su avance y eventualmente solo afectan el sur de la región. Por otro lado, comienza a generarse un centro semipermanente de bajas presiones sobre el noroeste del país, que impulsa a la humedad del norte hacia el centro de Argentina.

Entrando a la etapa estival, las precipitaciones suelen darse más a menudo dentro de una misma masa de aire, por mecanismos de inestabilidad que se generan asociados al calentamiento superficial. Cuando se dan estas precipitaciones, las lluvias no son seguidas necesariamente por un marcado descenso de temperatura, o el mismo es solo temporario, es decir, no hay cambio de masa de aire.

Las características del tiempo para esta semana tienden a enmarcarse dentro de la descripción anterior. En efecto, se espera recién del jueves para el viernes la definición de una zona frontal, que no progresaría más al norte de la cuenca del Salado bonaerense, para luego correrse hacia el mar. Al norte de esta posición podrá observarse un aumento de la cobertura nubosa, pero en general las perspectivas de lluvia no son favorables. Las mismas en todo caso serían de milimetrajes menores, o incluso nulas hacia el oeste.

No obstante, no se descarta la sorpresiva aparición de tormentas de masa de aire, típicas en el NOA y norte de Córdoba cuando el calentamiento es importante. Las mismas constituyen la principal fuente de precipitaciones para esta vasta región. Las áreas inestables dentro de la cual se pueden llegar a desarrollar estos eventos se definen con mayor precisión a menos de 48 hs.

Temas en esta nota

    Load More