Por la mejora del consumo, prevén una leve suba en el costo de vida

Estaría centralizado sobre todo en alimentos. Los especialistas sostienen que los consumidores tienen más confianza y que ahora se atreven a gastar más que antes. Son pocos los que deciden ahorrar.

05deNoviembrede2003a las09:02

Después de dos meses sin inflación, los precios minoristas, sobre todo en alimentos, habrían sufrido en octubre un leve aumento, como consecuencia de un repunte del consumo. Para los analistas, esta situación no es motivo de alarma y consideran que tiene un costado positivo: dicen que existe una mayor confianza entre los consumidores, que perciben que lo peor de la crisis ya pasó y lentamente van incrementando su nivel de compras.

En el Ministerio de Economía calculaban ayer que la inflación de octubre se ubicaría en torno al 0,5%, dentro del rango previsto para todo el año de 5%. En el INDEC darán a conocer hoy el índice, pero ya se descontaba que el indicador daría positivo. Esto marcaría un quiebre de tendencia, luego de dos meses consecutivos sin variaciones. En lo que va del año, la inflación minorista se ubica en 2,6%. Pero desde la devaluación, trepa a 44,6%.

La tendencia a la suba de los precios ya venía siendo anticipada por varios relevamientos realizados por entidades privadas. La consultora CCR, por caso, calculó su "inflación de bolsillo" (un índice elaborado sobre una canasta de alimentos y bebidas vendidos en supermercados) en 1,2% para las tres primeras semanas de octubre. "Estos registros permitirían vislumbrar un freno a la tendencia declacionaria de los últimos meses", evaluó esa firma.

El relevamiento de Adelco, la asociación de defensa del consumidor, mostró números más robustos. La entidad compara mes a mes los precios de una canasta básica de productos de marcas líderes, que subió 5,64% desde fines de setiembre. Según este muestreo, en octubre subieron varios productos de limpieza y alimentos procesados. Pero el récord lo tienen la papa y el tomate, que aumentaron 77 y 175%, respectivamente.

"Básicamente lo que está subiendo es el precio internacional de los alimentos, no sólo de la soja sino del maíz y otros cultivos. En el caso de la soja hubo un aumento bastante fuerte en dos meses (de más del 40%), que naturalmente arrastra al resto de los alimentos", explicó el economista Orlando Ferreres.

En rigor, a lo largo de octubre la mayor parte de los productos agropecuarios mostraron mejores cotizaciones respecto de setiembre. En Liniers, el ganado vacuno subió cerca de 4%. En granos, la soja aumentó 80 pesos por tonelada, el maíz 20 pesos y el trigo 10 pesos. Y en el Mercado Central, el promedio de las frutas y verduras trepó un 35%, debido a razones estacionales.

Desde que se produjo la devaluación, en enero de 2002, el mejor freno al traslado a las góndolas de las fuertes subas que registraron los precios mayoristas fue el escaso poder adquisitivo de la población. Pero en los últimos meses, esta situación parece haber mejorado algo.

Según Ferreres, "hay más confianza en el consumidor, que está gastando un poco más. Al crecer la actividad económica cerca del 7%, muchos perciben que no se van a quedar desempleados y deciden no demorar sus consumos más postergados".

La Fundación Mercado, que justamente se dedica a medir la confianza de la población en la marcha de la economía, aseguró que desde hace dos meses ese índice se encuentra estabilizado en torno al 35%. En este contexto, señaló que se verifica una "reestructuración del destino de los ingresos en las familias, que dedican una mayor proporción de sus ingresos a recuperar más el consumo que el ahorro".

En Adelco piensan parecido, aunque sospechan que esa mayor confianza está siendo aprovechada por algunos comerciantes para recomponer sus márgenes de rentabilidad. "En la medida que la situación económica se va estabilizando, los que venden comienzan a recuperar del consumidor todo lo que retuv

Temas en esta nota