Lula mas duro: amplía ahora trabas a todo lo importado

Consecuente con su objetivo de alentar las ventas externas y frenar las importaciones, el presidente brasileño Lula Da Silva se apresta ahora a extender a todos los productos importados los impuestos que financian la seguridad social.

06deNoviembrede2003a las08:32

Consecuente con su objetivo de alentar las ventas externas y frenar las importaciones, el presidente brasileño Lula Da Silva se apresta ahora a extender a todos los productos importados los impuestos que financian la seguridad social. Después de haber gravado por decreto en 7,6% los insumos extranjeros, el Ministerio de Hacienda brasileño ultima ahora detalles para hacer lo propio con los bienes finales. A éstos se aplicará una alícuota de 9,25%, lo que afectará ventas argentinas como medicamentos o vehículos.

Sin embargo, para implementar la medida deberá esperar a que el Congreso elimine antes de fin de año un impedimento legal. La avanzada brasileña confirma las dificultades del Mercosur e incrementa la preocupación del gobierno y los empresarios argentinos. El temor es que el año próximo las ventas nacionales a Brasil se vean frenadas y que, paralelamente, crezcan las compras de productos brasileños que llegarán con reintegros fiscales, incrementando el desbalance comercial vigente desde hace cinco meses.

Brasilia (ANSA) - Después de haber provocado polémicas en el Mercosur por un decreto que extiende un impuesto a la seguridad social a los insumos industriales importados, el gobierno brasileño eleva la apuesta y prepara ya otra medida para aumentar en 9,25% la carga tributaria también de las importaciones de productos finales.

El viernes último el presidente Luiz Inácio Lula Da Silva firmó un decreto que, por un mecanismo indirecto, obliga a los insumos importados a pagar la principal contribución social del país (Cofins), que tiene una alícuota de 7,6%. Esto generó fuerte preocupación entre los exportadores argentinos y un pedido de aclaraciones del gobierno de Néstor Kirchner.

Desde principios de 2002, los insumos importados ya pagaban en forma indirecta la otra contribución previsional, el Programa de Integración Social (PIS), cuya alícuota es de 1,65%. Pero ahora, según reveló el Ministerio de Hacienda brasileño al diario económico «Valor», el nuevo decreto de Lula obligará también a los bienes finales importados, como los vehículos o los medicamentos, a pagar ambas contribuciones.

Este nuevo decreto podría ser firmado por el presidente una vez que el Congreso apruebe su proyecto de reforma impositiva, lo que ocurriría en diciembre. Es que este nuevo decreto necesita que sea modificado el artículo 149 de la Constitución, que por ahora impide que la importación de productos y servicios extranjeros paguen contribuciones sociales.

El gobierno de Lula no espera reacciones contrarias de sus socios comerciales, en especial los Mercosur. «La neutralidad tributaria no puede causar problemas con otros países. Sólo estamos corrigiendo distorsiones que eran provocadas por el sistema de tributación acumulativa adoptado anteriormente», dijo el secretario ejecutivo adjunto del Ministerio de Hacienda, Arno Agustin, a «Valor».

• Paridad

De acuerdo con el funcionario, el gobierno sólo está estableciendo una paridad entre los productos importados y los nacionales, que pagan ambas contribuciones sociales.

Sin embargo, en la Argentina también se ha notado con preocupación que el decreto ya emitido por Lula establece un reintegro del Cofins a los exportadores brasileños, lo que les permitirá abaratar y aumentar sus ventas a ese mercado.

Ese decreto elimina la acumulatividad de la Contribución para el Financiamiento de la Seguridad Social (Cofins), la principal contribución social de este país, que recauda unos 21 mil millones de dólares al año. A partir de 2004, esta contribución social será pagada sólo en la etapa en que se agrega valor (como

Temas en esta nota