El Clima domina la escena

Las áreas que muestran mejores condiciones de humedad para el trigo son el centro y sur de Buenos Aires.

06deNoviembrede2003a las13:42

Las áreas que muestran mejores condiciones de humedad para el trigo son el centro y sur de Buenos Aires. Sobre el sudoeste de esta provincia se observan valores que se clasifican actualmente como “adecuados”, aunque el trigo en esta zona ya se vio perjudicado por la sequía de los meses anteriores. Se pudo ver la recuperación de pasturas y de muchos trigales, aunque estos últimos presentan un menor número de macollos y por lo tanto de espigas. Probablemente se resienta el rendimiento final, si no llega a ser compensado por un mayor peso del grano.

En la mitad norte del área pampeana, el cultivo trigo se halla ya en etapa de maduración, por lo que no requiere más lluvia. En cambio, desde el norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe hacia el sur aún podría ser beneficiado por una eventual precipitación, siempre que no se retrase demasiado, ya que los cultivos están muy adelantados por las condiciones de insolación. La sanidad en general es buena o al menos mejor que en las campañas precedentes, aunque la producción nacional se verá seguramente resentida, esta vez no por temas sanitarios sino por las inclemencias meteorológicas de este año.

En Córdoba, los pocos maíces de primera que se pudieron sembrar también necesitan agua urgentemente, mostrando mejor estado hacia el nordeste. La siembra está suspendida y se esperan mejores condiciones para efectuar la de maíces de segunda o directamente pasar a soja.

La incógnita actual más acuciante es el cultivo de soja, pues ya nos encontramos en la fecha óptima de siembra, aunque algunos cultivares precoces de ciclo corto ya deberán descartarse. Los altos precios actuales de esta oleaginosa derivados de condiciones desfavorables durante las últimas etapas en las cosechas del hemisferio norte, son un incentivo muy grande para las siembras en Argentina. Se comprende así la gran preocupación debida a las condiciones de sequía iniciales en gran parte del área productora del país, especialmente considerando que muchos productores se han decidido por este cultivo en reemplazo del maíz y aún del trigo fracasado.

Por el momento no existe humedad suficiente como para encarar nuevas siembras y hasta el momento se han hecho muy pocas. Pero aún quedan unos dos meses como para que se puedan encarar las siembras de primera, o en todo caso al menos las de segunda. En áreas de gran sequía se aconsejaría esperar una o varias lluvias importantes como para asegurar una siembra exitosa.

En el sudeste de La Pampa y el sudoeste de Buenos Aires se acumularon en octubre más de 100 milímetros en general, y más de 200 milímetros en algunos lugares puntuales. Estas precipitaciones corresponden en su mayor parte a un solo evento de lluvias muy intensas, luego de meses de lluvias escasas a nulas. La figura adjunta muestra la magnitud de las lluvias de octubre sobre esta área.

Contrariamente, desde la región cuyana se desprende hacia Córdoba una extensa zona donde las lluvias de octubre fueron prácticamente nulas. La sequía en esta provincia alcanzó ya magnitudes históricas, constituyendo un récord de la serie 1970-2002. Sobre el norte de Córdoba se observan (figura 1) valores mayores de precipitación, que corresponden al final del mes.

Algunos factores alentadores indicarían que a lo largo del mes de noviembre las lluvias en Córdoba y oeste de Santa Fe vayan acercándose a los valores normales, pero esta recuperación sería gradual y lenta, no inmediata.

Sobre la provincia de Entre Ríos, este de Santa Fe y norte de Buenos Aires las precipitaciones tendrían un comportamiento normal, con mayor probabilidad de buenas lluvias sobre el este, pero separadas por periodos relativamente largos sin precipitaciones. Las temperaturas serían muy variables, en promedio elevadas.

En el sur y sudeste de Buenos Aires se m

Temas en esta nota