Agroindustria, en la cumbre

En el coloquio de IDEA, un panel planteó que pese al aporte a la economía y a la integración nacional, el agro es demonizado.

Por
08deNoviembrede2003a las08:33

La agroindustria llegó a la cumbre. Esta semana, en el Coloquio de IDEA en Mar del Plata, el foro que reúne a los principales empresarios del país, tuvo lugar un panel denominado "El aporte de la agroindustria a la integración del país". El modera dor fue Carlos Popik, quien acaba de dejar la presidencia de Monsanto. Y los panelistas fueron Hugo Krajnk, director de Relaciones Institucionales de Cargill, Víctor Trucco, titular de AAPRESID, y Enrique Díaz, empresario del sector pesquero.

Al presentar el panel, Popik planteó los principales aportes del agro a la economía.

1.- El agro argentino alimenta a sus 37 millones de habitantes. Pero produce para otros 300 millones de todo el mundo. Es el 8«a productor y el 5«a productor mundial de alimentos.

2.- Duplicó la producción agrícola (granos y derivados) en los últimos 12 años.

3.- Aporta màs del 50% de las exportaciones.

4.- Genera un millón de empleos en forma directa y 2 millones indirectos.

5.- Es sustentable aún sin crédito. Y puede aumentar la producción a pesar de que a través de las retenciones se le quita oxígeno, lo que es peligroso: si los precios bajan, el campo se va a encontrar sin resto.

6.- Dos fortalezas: se vende todo lo que se produce, y los precios están dolarizados así que es más fácil predecir la evolución de costos y precios.

Pero a pesar de esto, el campo está "demonizado", con frecuentes alusiones peyorativas: "el campo evade", "es oligarca", "no produce valor agregado", "sólo produce commodities de escaso interés", etc.

Hugo Krajnk sostuvo que a lo largo de nuestra historia no ha habido en ningún caso una situación en la que se le haya dado importancia al sector agroindustrial. La visión es que no cuesta mucho esfuerzo competir, que no emplea mano de obra y no genera valor. "Su única virtud, para los decisores, es que puede financiar políticas sociales o transferir ingresos a otros sectores económicos".

Pero dijo que "es difícil imaginar el futuro de la Argentina sin una creciente participación de la agroindustria, inserta en el mercado mundial". Sostuvo:

-No hay sector que tenga semejante despliegue territorial.

-Es por lejos el que más empleo genera en la Argentina. Entre los diez mayores empleadores, ocho pertenecen a la cadena agroindustrial.

-Por cada euro, un agricultor europeo recibe 35 centavos de subsidios. Por cada dólar, un farmer recibe 21 centavos en subsidios. El chacarero argentino no sólo no recibe sino que por cada dólar que vende, debe entregar 20 centavos.

-El comercio mundial de alimentos es de 450.000 millones. Argentina sólo participa con el 2%. El potencial de crecimiento es enorme.

-Hay recursos naturales como para seguir creciendo, pero es necesario invertir en logística: infraestructura de almacenaje, transporte.

Víctor Trucco, por su parte, explicó que la siembra directa y otras innovaciones en tecnología y organización fueron las bases de la expansión. Se alcanzó una agricultura sustentable, productiva, con visión empresaria e integrada con la industria de procesamiento, y de provisión de insumos y equipos. "Se ha construído una red que va desde la sembradora al barco, con segmentación y especialización en cada eslabón. Esto generó oportunidades por todas partes, creando nuevas empresas de tecnología, de servicios (contratistas, profesionales que monitorean cultivos, etc.). Así aumenta la productividad y la escala, generando empleo y prosperidad en el interior. Localidades como Charata en el Chaco o Bandera en Santiago del Estero están cambiando su fisonimía, accediendo a los atributos de la vida moderna. Y este proceso no es coyuntural porque la demanda de soja está en expansión en todo el mundo.


Temas en esta nota