Habrá 300 millones más por el trigo diferenciado

La diferenciación no es nueva en la Argentina, porque los molinos la practican desde siempre para lograr las harinas de diversas características, demandadas por la industria.

10deNoviembrede2003a las08:32

Las exportaciones de trigo diferenciado, según los estándares de calidad que demandan los principales importadores mundiales, pueden aportar ingresos adicionales de 300 millones de dólares a la cadena triguera argentina, manifestaron los asistentes al Seminario Internacional de Trigo realizado en Mar del Plata.
“La segregación de trigo por calidad es un proyecto a largo plazo que, aún exportando los mismos volúmenes actuales, puede sumar ingresos adicionales de 300 millones de pesos a la cadena triguera”, comentó a Télam el secretario de la Asociación Argentina de Productores de Trigo (AAProTrigo), Esteban Elizondo.
“Exportadores de primer nivel, como Estados Unidos, Canadá y Australia, hace años que están vendiendo trigo diferenciando al segmento preferencial del mercado mundial y Argentina debe optar entre jugar en el equipo de los grandes o conformarse con la franja más pobre del mercado” señaló el dirigente durante la jornada de cierre del encuentro organizado por la entidad y el gobierno de la provincia de Buenos Aires.
Agregó que “lo que debemos determinar es cómo se distribuye el beneficio para que el negocio sea atractivo para todos, por eso es importante la presencia de productores, semilleros, acopiadores, técnicos y funcionarios nacionales y provinciales en este seminario”.

IMPERFECCIONES. Sin dudas, la ausencia más notoria, fue la de los “traders” (compañías exportadoras multinacionales) reacios a apoyar el proyecto pues, como explicaron algunos de los asistentes, les conviene más cobrar comisión por la venta de grandes volúmenes de un trigo que, a pesar de sus imperfecciones es apreciado en el exterior, que reconocerle un plus (pago adicional) al productor argentino por la entrega de un cereal de mayor calidad.
Para el representante de AAProTrigo “hay entusiasmo entre los productores” conscientes de que “la separación del trigo por calidad empieza en el campo” y esa adhesión “irá en aumento a medida que perciban los beneficios económicos concretos de la segregación”, indicó.
En cambio, Néstor Darwich, consultor de empresas privadas del sector agropecuario, señaló que “aunque la iniciativa es correcta y está bien orientada”, su implementación en toda la cadena “demandará mucho tiempo porque el proceso de ordenamiento de todos los eslabones es complejo”.

EN OTROS PAÍSES. A modo de ejemplo señaló que Canadá, donde la práctica comenzó hace más de una década, “el trigo diferenciado sólo representa el 9 % de sus exportaciones” mientras que en Estados Unidos el porcentaje trepó al 20 % a lo largo de la última década a pesar de un intenso y costoso trabajo de marketing.
“La comercialización de trigo de alta calidad ocupa un segmento recortado del mercado porque muchos países sólo lo compran para mezclarlos con su propio cereal a fin de tener cortes de mejor aptitud industrial”, explicó.
A su vez, Miguel Cardós, del Molino Campodónico, consideró que lo más destacado “de estas reuniones es que ya no se habla tanto de volumen como de calidad”, con lo cual comenzarán a perder posición en el mercado algunas marcas muy promocionadas de semillas que prometen al agricultor altos rendimientos en cantidad pero sin atender a las características del cereal que coseche.
“La otra cuestión destacable es que por fin el gobierno de Buenos Aires se dio cuenta que la provincia es la principal productora de trigo del país y resolvió organizar esta reunión”, ironizó.

MAPA. Cardós sostuvo que la diferenciación, “como procedimiento no es nueva en Argentina” porque “los molinos la practican desde siempre para lograr las harinas de diferentes calidades demandas por la industria”, pero ad

Temas en esta nota