El ALCA presiona al acuerdo con UE

El avance de la negociación hemisférica podría generar el ambiente político para destrabar las discusiones con Europa. El Mercosur espera conocer cuán ambiciosa será la oferta agrícola de los Quince. Cuotas en juego.

Por
11deNoviembrede2003a las08:33

El buen paso dado el sábado pasado en las negociaciones del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) añadirá presión sobre la mesa de discusiones para lograr un acuerdo de asociación entre la Unión Europea y el Mercosur.

El vicecanciller Martín Redrado llegará hoy a Bruselas encabezando la delegación de funcionarios argentinos que participarán de la reunión ministerial de los dos bloques con la expectativa de conseguir “soluciones prácticas y realistas” para acelerar la negociación.

En la práctica, el Mercosur desembarcó en Bruselas a la espera de que la Unión Europea muestre sus cartas en materia de oferta de bienes agrícolas y agroprocesados.

Europa había adelantado que, si bien no está dispuesta a discutir en la negociación con el Mercosur los subsidios a la agricultura, aceptaría otorgar cuotas de importación en esos sectores “sensibles” para el Viejo Continente y en los que el bloque sudamericano es más competitivo.

El Mercosur había aceptado “informalmente” el ofrecimiento de cuotas, y en la reunión ministerial que se realizará mañana el bloque sudamericano -que por la Argentina estará representado por Redrado y por el secretario de Industria, Alberto Dumont- medirá cuán atractivas resultarán para los exportadores locales esos cupos.

Fundamentalmente, se trata de determinar si se incluirán productos como carnes, cereales, aceites, azúcar y productos alimenticios procesados, que la UE no puso en la canasta de ofertas original y resultan clave para la economía del Mercosur.

Los pronósticos previos al encuentro no son del todo alentadores. Redrado pudo saber de boca del representante de Comercio de la UE y principal negociador, Pascal Lamy, que Europa quiere asegurarse de que las cuotas que obtenga el Mercosur por el acuerdo birregional no se dupliquen si se alcanza un acuerdo sobre los mismos temas en el marco de la Organización Mundial del Comercio.

“Nosotros vamos a plantear soluciones prácticas y realistas” para destrabar la negociación, sostuvo Redrado en diálogo con Infobae.

Añadió que el Mercosur está dispuesto a avanzar en la mejora de sus ofertas de apertura de servicios e inversiones con la UE “si hay reciprocidad” en los campos agrícola y de agroprocesados.

Presión indirecta

Redrado admitió que el avance de las negociaciones del ALCA pesará de manera indirecta en la negociación con la UE.

“Siempre hay un juego de vías alternativas y, en la política multipolar de la Argentina, nosotros esperamos que, a medida que se van cerrando negociaciones, esos acuerdos apalanquen otros”, dijo el vicecanciller. Es decir, el Mercosur espera que lo que consigue en la negociación con los EE.UU. en el ALCA se replique en el acuerdo birregional con la UE.

Allí tendrá relevancia el peso político del acuerdo. Esto es así porque es clave para la UE poner un pie en el principal bloque económico de Sudamérica y conseguir una asociación estratégica que lo ponga en el mismo nivel que el que podrían lograr los EE.UU. a través del ALCA.

Temas en esta nota