La siembra de maíz está retrasada un 16% por la sequía.

La cosecha de trigo se demoró en un 7%. Pronostican precipitaciones para los próximos días. La provincia de Buenos Aires reclamó a la Nación más fondos para asistir a los productores afectados.

11deNoviembrede2003a las08:54

Aunque el fin de semana pasado se registraron precipitaciones en algunas zonas de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, la falta de agua continúa castigando el normal desarrollo de la campaña agrícola.

La demora en la siembra de soja alcanza un 5%; la de maíz, un 16%, y la de girasol, hasta un 17%, mientras que la cosecha de trigo muestra un retraso de un 7% respecto del año anterior, según estimaciones privadas.

Aún resultaría apresurado cuantificar el nivel de pérdida o merma en la cosecha general, pero la disminución en la implantación de maíz, que el año pasado representó 15 millones de toneladas, podría alcanzar unas 13 millones de toneladas y afectar así la proyección de 71 millones de toneladas de la cosecha total.

En lo que respecta al trigo, el Departamento de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires señaló que hasta la semana pasada la caída de la productividad unitaria era de un 26,5% en comparación con el año anterior.

"En este contexto, el centro, el sudeste y el noroeste de Buenos Aires, como asimismo algunas áreas del sur bonaerense y Entre Ríos, parecerían -según la Bolsa de Cereales- las únicas regiones con chances de una buena cosecha."

Para el caso del maíz, las previsiones indican que de prolongarse el período de sequía habría una fuerte disminución de la implantación con este cultivo en Córdoba, La Pampa, San Luis y el extremo sur de Santa Fe.

Una de las zonas donde más acentuada es la demora es Río Cuarto, Córdoba, donde se preveía cultivar 400.000 hectáreas de maíz y sólo se implantaron 40.000 (apenas un 10%, cuando a esta altura del año debería estar cubierto el 70% del área).

El retraso en las labores se traslada, aunque con porcentajes más moderados, a todo el ámbito de esa provincia, con el 31% sembrado del total de cerca de un millón de hectáreas previstas, señaló un informe de la corredora Granos del Paraná SA. Sólo teniendo en cuenta el impacto de la seca en Córdoba podría afirmarse que no menos de 300.000 hectáreas de maíz serían desplazadas hacia la soja.

En tanto, la provincia de Buenos Aires recibió 3,5 millones de pesos para aliviar la situación de los distritos afectados. De todos modos, el ministro de Asuntos Agrarios y Producción bonaerense, Rafael Magnanini, reclamó "un mayor paliativo" porque los 5000 productores afectados recibirán sólo 700 pesos.

Pronóstico de lluvias

En un informe de la consultora CCA, para Granar SA, se señaló ayer que "si las precipitaciones se comportan de acuerdo con lo previsto, hacia pasado mañana se verá configurado un estado de reserva hídrica aliviado, aunque no totalmente recuperado", sostuvo. El reporte climático indicó, no obstante, que las precipitaciones serán insuficientes para revertir la sequía, pero en algunos sectores servirían para mejorar las condiciones de siembra.

Los principales núcleos de precipitación, según la CCA, serían el centro-sur de Buenos Aires y el sur de Entre Ríos, con registros que podrían superar los 40 milímetros dentro de un contexto generalizado, con un promedio aproximado de 20 milímetros, que disminuirá de Este a Oeste.

En cuanto a la soja, según el relevamiento de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, se llevan sembradas 2.050.000 hectáreas sobre una intención proyectada de 13,7 millones. El progreso de la implantación en esta semana casi se duplicó respecto de la anterior, aunque muestra un demora de casi el 5% en relación con el mismo período del año pasado.

Consultado sobre este panorama, el productor Juan Julio Avellaneda consideró que, si bien hubo algunas precipitaciones, "parece razonable que haya un

Temas en esta nota